El Pacman de Atari

Técnicamente el juego fue fiasco, con grandes diferencias respecto al arcade, una estructura del laberintos diferente y una música ratonera que te taladraba la cabeza

Pacman de AtariAntes de hablar de el Pacman de Atari, tenemos que remontarnos al 22 de mayo 1980 se lanzaba uno de los videojuegos que definiría la historia del ocio electrónico convirtiéndose en todo un hito de la industria del entretenimiento y en un icono mundial. De la mente del diseñador de videojuegos Toru Iwatani surgió el mítico Pacman. Desarrollado por la empresa Namco, con la distribución en EEUU por parte de Midway Games, vendería 290.000 máquinas arcade en todo el mundo, y superaría al no menos exitoso Space Invaders. Los eruditos del tema explican que los usuarios se acabaron cansando de tanta nave espacial y que Pacman llegó justo en el momento adecuado en el cambio de gusto de los jugones. Esta teoría también explica el poco acierto que tuvo Nintendo a la hora de lanzar Radar Scope, su propia copia arcade de Space Invaders.

Tras el éxito universal del “comecocos”, la que era la consola de moda a principios de los 80 , la Atari 600, no quería perder la oportunidad de subirse al tren de la última moda arcade. Y en sus ambicioso objetivo no perdió tiempo a la hora de adaptar Pacman a su consola doméstica, intentando que aquellos que depositaban fielmente sus monedas en los salones recreativos hicieran los mismo para llevarse el juego a casa. Grandes esperanzas depositó Atari en esta adaptación que llegaría a las tiendas en el año 1982,todo un  batacazo, de hecho uno de los más sonados de la historia de las consolas y un ejemplo de que la rapidez no es buena consejera. Al pobre programador Tod Frye le tocó el papel de cabeza de turco, la campaña navideña del año 81 llegaba apenas sin tiempo para lanzar un producto decente pero eso no fue excusa para retrasar la llegada Pacman a millones de hogares.  Tampoco perdió el tiempo el departamento legal de Atari, que tras la compra de derechos a Namco se puso manos a la obra para perseguir a todos aquellos que intentaron clonar el juego para sacar parte de beneficio. Nació el Pacman de Atari.

Técnicamente el Pacman de Atari era un fiasco, las diferencias respecto al arcade eran abismales con parpadeos constantes, una estructura del laberintos diferente a la original y una música ratonera que te taladraba la cabeza. También se cita que el cartucho no tenía suficiente memoria para un juego de estas características.

Se vendieron unos siete millones de juegos sí, pero otros cinco millones se quedaron en los cajones de la empresa y nunca llegaron a los hogares. Malas previsiones que dejaron a Atari en muy mala situación llegando incluso a hablarse de crisis de las consolas domésticas, aunque Nintendo años después borraría de un plumazo esta negra etapa de la corta historia de los videojuegos.