Los orígenes y antecedentes del falangismo en la transición

Vota Falange AutenticaEl contexto de creación de la Auténtica en la transición hay que enmarcarlo dentro del enorme caos políticos y la abismal brecha abierta en el seno del falangismo a la muerte de Franco. Durante 40 años, el régimen franquista había disuelto formalmente la Falange originaria de José Antonio, con el ya mencionado y polémico incidente de la unificación franquista de Salamanca de abril de 1937, en la cual FE de las JONS, por un lado, y los Tradicionalistas carlistas, por otro lado, habían sido fusionados en FET y de las JONS, que con el tiempo pasaría a ser “el movimiento nacional”. Si bien a lo largo de los 40 años de régimen siempre siguió existiendo una Secretaria General del Movimiento (con sede nacional en la Calle Alcalá de Madrid, que los más veteranos recordaran con el edificio con el enorme yugo y las flechas colocado en su fachada) que mantenía viva la esencia de la Falange, al menos de la idea que el régimen tenia de ella, así como la del fundador, José Antonio Primo de Rivera, lo cierto es que el nombre y las siglas originales, FE y de las JONS, habían desaparecido en el decreto.

Por ello, ya en las postrimerías, pero especialmente tras la muerte de Franco en noviembre de 1975, todas las corrientes que se reclamaban falangistas o joseantonianas (el sector oficialista de Raimundo Fernández Cuesta, los hedillistas auténticos herederos del FNAL de Patricio González de Canales, los intelectuales de los Círculos Doctrinales José Antonio de Diego Márquez, o los ortodoxos de la Asociación Juvenil “Octubre”, futuro FEI, de Sigfredo Hillers) abrieron la lucha abierta por las esencias, la recuperación del nombre y la simbología tradicional de FE y de las JONS.

A tal punto llegó esta lucha entre todas las diversas corrientes falangistas por ello, que las corrientes más tradicionalistas dentro del falangismo llegaron a firmar un pacto abierto entre ellas, excepto los hedillistas auténticos, para pactar una futura reunificación común de todos ellos en torno a la organización que finalmente pudiera llevarse el gato al agua y recuperar el nombre original del falangismo, el llamado “Pacto de Matute”.

Dicho acuerdo es descrito por Rafael Ibáñez Hernández 1;

“El Pacto de Matute, llamado así por haberse firmado en los locales de la antigua Delegación del SEU en la citada plaza madrileña el 28 de junio de 1976.

Lo hicieron las Asociaciones Juveniles Amanecer y Octubre, así como las Juventudes Falangistas y Jóvenes Falangistas; la Asociación de Antiguos Miembros del SEU; los Círculos José Antonio, Ruiz de Alda y Cuatro de Marzo; las Agrupaciones Bandera Roja y Negra y Nacional de Hermandades de Banderas de Falange; el Frente de Estudiantes Sindicalistas y el Frente Nacional Español.

Estos grupos acordaron que aquel que obtuviese legalmente la denominación Falange Española de las Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista abriría;

…..el oportuno proceso constituyente para la integración de todos los españoles fieles a las doctrinas de José Antonio. De lograrse, y nos parece que nadie podrá impedirlo, tomamos la firme resolución de reunirnos bajo nuestra bandera roja y negra todos los Nacionalsindicalistas, en igualdad de condiciones, sin privilegios jerárquicos o condicionamientos de cualquier clase”.

Finalmente, el gato al agua se lo acabaría llevando, como suele ser común en estos casos, el pez más gordo de todos ellos, y finalmente el Gobierno de Adolfo Suárez otorga en septiembre-octubre de 1976 las siglas históricas de FE de las JONS al Frente Nacional Español de Raimundo Fernández Cuesta, el más histórico y veterano de los dirigentes de la Falange primigenia, quien ya fuera Secretario General de la Falange designado por José Antonio, y hombre fuerte del régimen franquista, tal y como era previsible.

Y tal y como era previsible, nadie o casi nadie cumplió con lo acordado en Matute. La re-unificación de todos los falangistas en torno a la nueva FE-JONS de Fernández Cuesta se tornó, según afirman sus detractores, en un intento de absorción simple y llana de todos los demás grupos al nuevo partido, al que debían ingresar automáticamente. Y además, por otro lado, los hedillistas auténticos, que no habían estado en Matute y que desconocían la autoridad de Fernández Cuesta y de FE-JONS, no se iban a plegar tampoco a dichas exigencias y se lanzarían a la arena política a reclamar para sí mismos también el nombre histórico del movimiento falangista.

En ese contexto tan viciado, enfrentado y dividido del mundo falangista español de la transición se produce el nacimiento de la Auténtica. Sobre sus orígenes y génesis lo más certero escrito sobre ello fue un pequeño librito titulado “FE de las JONS Auténtica” redactado por Pedro Conde Soladana 2, obrero vallisoletano que a finales de los años 60 contacta con el FNAL de Manuel Hedilla Larrey y que llegó a ser fundador, Presidente y IV Jefe Nacional de FE de las JONS, sector hedillista o auténtico.
En dicho libro, Conde Soladana, afirma cómo en 1976, tras la muerte de Franco, los sectores falangistas auténticos hedillistas, que no eran de la corriente oficialista de Fernández Cuesta se intentan coordinar para reconstruir la Falange primigenia. El liderazgo en esa operación lo llevaba, como no podía ser de otra manera, el Frente Nacional de Alianza Libre-FNAL, co-fundado en 1968 por Manuel Hedilla y Patricio González de Canales, como facción más moderada dentro del FSR de Narciso Perales, un grupo falangista antifranquista creado 2 años antes.

El FNAL fue dirigido durante dos años por el propio Hedilla Larrey, II Jefe Nacional histórico de Falange, hasta su muerte en 1970, cuando es designado Jefe del FNAL Patricio González de Canales, que mantiene viva la llama del falangismo hedillista auténtico y opuesto al franquismo durante los siguientes 6 años, los últimos al final de la dictadura franquista.

La creación de la Auténtica

Narciso PeralesFinalmente, y ante la muerte de Franco, el FNAL se pone, al igual que el resto de grupos falangistas, manos a la obra nuevamente para recuperar la denominación histórica del falangismo, y será uno de los promotores y organizadores, junto a grupos nacionalsindicalistas, de la celebración en Madrid 3(parece ser que en la mítica Ballena Alegre que transitara en su día José Antonio) del I Congreso Nacional de FE de las JONS el 29 de mayo de 1976, meses antes de la concesión de las siglas al grupo de Fernández Cuesta, y cuando dicha cesión estaba aún en el aire y siendo peleada por todos.

En dicho congreso nacional celebrado en la capital española, se acuerda la elección de una junta y un presidente nacional de FE de las JONS, que recae en Pedro Conde, un joven empleado de la Renault que apenas tenía entonces 36 años y que, tras militar en el FNAL de Hedilla y González de Canales, pasa a dirigir a la falange reconstruida después de 40 años de dictadura.

Desde ese momento, FE de las JONS (posteriormente denominada Auténtica a partir de la cesión de las siglas históricas a Fernández Cuesta en octubre) inicia un activismo político sin parangón en casi ninguna de las falanges históricas y la incorporación de Narciso Perales, un veterano dirigente falangista auténtico represaliado por Franco, a este proyecto, formalizado en noviembre de ese año, era solo cuestión de tiempo. Perales y González de Canales eran ya viejos conocidos. Habían coincidido en la guerra civil, durante el alzamiento militar en Granada en julio de 1936 y en el frente de guerra local, y había formado parte del grupo clandestino de la primera F.A. en 1939, si bien se marchó en 1968 con Hedilla para crear el FNAL.

Sobre el congreso fundacional de la Auténtica se hizo eco el diario Cambio16 4, que afirmaba;

“En medio de los pinos del valle, eligieron a José María Gussoni como vicepresidente y secretario general de la Falange, y ratificaron a Serafín Rebull como secretario general de las CONS.
El recién electo presidente Pedro Conde informó a Cambio16; tenemos mucha fuerza obrera en Valladolid, donde yo vivo, y en Extremadura, Madrid, Aragón, Málaga, Valencia, Zaragoza, gente en Barcelona, y la capacidad de paralizar la cuenca minera asturiana llegado el caso.

Somos tres ramas fundamentales, aclara Gussoni, con bastante autonomía; las CONS en el mundo del trabajo, el Frente Sindicalista Universitario en su lugar natural, y la rama política. Conde añade; ahora viajaremos por toda España para dar a conocer la idea. La tierra debe ser del que la trabaja, y las fábricas de sus operarios. Nos separa de los comunistas nuestro ideario espiritualista”.

Durante esos primeros meses de existencia de la Falange reconstituida por los hedillistas, entre mayo y noviembre de 1976, la nueva Falange ya firmemente dirigida por Pedro Conde, se lanza a una espiral de acciones vistosas y de denuncia de la apropiación de la simbología falangista por parte del viejo régimen franquista, así como en denuncias activas de la situación política que vivía España en ese momento. En sendos artículos de Cambio16 de octubre de 1976 se recogen acciones del grupo, tales como la eliminación y arranque de placas con el yugo y las flechas de pueblos y municipios, la retirada de yugos y flechas o la eliminación de retratos del fundador, José Antonio de lugares públicos.

En el Cambio16 del 4 de octubre de 19765 se afirmaba, apenas poco después de la concesión de las siglas históricas del falangismo a Fernández Cuesta;

“Nadie se llame a engaño sobre la paulatina desaparición de esos carteles de lata, azules, que ostentan cinco flechas y un yugo y debajo unas letras con el nombre del pueblo donde se entra. Simplemente, grupos de muchachos de Falange, sector hedillista, se dedican a arrancarlos de sus emplazamientos, pueblo por pueblo.

Estamos recuperando lo que es nuestro; nuestros símbolos, usurpados durante cuarenta años. Esto no es más que una operación de limpieza, porque lo que recuperamos es la verdadera Falange para todos los españoles. Para José María Gussoni, secretario general de FE de las JONS, sector hedillista, el asunto es grave; hay que desvanecer las ultimas brumas del confusionismo intencionado que ha supuesto la usurpación de la simbología falangista por parte de la dictadura”.

En ese mismo artículo, el propio Gussoni se manifestaba así acerca de la reciente otorgación de las siglas históricas al sector de Fernández Cuesta;

“Hedillisimo es sinónimo de falangismo. ¿Quiénes nos disputan el nombre de FE de las JONS? Por un lado los franquistas, que públicamente admiten no aceptar el ideario joseantoniano, pero que pretenden seguir escudándose tras nuestra simbología. La única línea falangista pasa por José Antonio y por Hedilla y lejos-en contra- del régimen de Franco. El pretender presentar la Falange como casable con el franquismo, solo puede interpretarse como confusionismo”.

No obstante, los hedillistas no se limitaron a arrancar carteles o pelear las siglas históricas con los franco-falangistas, si no que llegaron a protagonizar acciones de cierta envergadura e impacto simbólico, como fue la ocupación, nada menos, que de la Secretaria General del Movimiento, en la Calle Alcalá de Madrid, suceso narrado en el Cambio16 del 11 de octubre de 19766;

“Cogidos por los brazos a razón de dos policías por barba, fueron detenidos el miércoles 29 los cuatro hedillistas, Pablo Garate, Andrés Pujol, Juan Crespo y Miguel Hedilla, que el miércoles 29 ocuparon, sin más armas que un spray para pintadas y algunas pancartas, uno de los despachos de la Secretaria General del Movimiento con el objetivo incumplido de arrancar de su frente el enorme yugo con las flechas de color rojo que matizan el panorama urbanístico de Alcalá 44, en la confluencia con la Gran Vía de Madrid.

Se trata de un paso más en la recuperación de nuestros símbolos, dijo a Cambio16 uno de los cuatro jóvenes. Eran las cuatro y media de la tarde cuando los cuatro muchachos, con camisas azules, correajes, y toda la utillería clásicamente falangista entraron con paso sereno en Alcalá 44, y dijeron al conserje que iban a ver a un amigo.

Los jóvenes entraron en un despacho, que cerraron por dentro. Pusieron una mesa contra la puerta. Asegurada la puerta, otro de ellos sacó una pancarta por la ventana (que decía “Fdz. Cuesta, Girón, Piñar, venimos a quitaros la careta”), mientras el tercero arrojaba al aire panfletos con un retrato de Raimundo Fernández Cuesta y este letrero; este hombre es, junto con Girón, Valdés, Jato, Reyes…uno de los culpables de 40 años de dictadura contra el pueblo español. Ahora trata de imponer al gobierno la concesión del nombre de la Falange para seguir engañando así a los españoles. ¡Impidámoslo! ¡Por la legalización de la auténtica Falange! Y la firma: FE de las JONS, FSU, CONS. Uno de ellos tomó el spray y adornó la fachada del edificio con la H del hedillismo, la palabra traidor y otros carteles semejantes”.

Esta acción, como indica el artículo del periódico, se saldó como es lógico con la detención de los 4 activistas, entre ellos el hijo del célebre líder falangista Hedilla, por la Policía Armada, que los condujo de inmediato a la DGS.

Finalmente, y con el correaje ya de varios meses de activismo y experiencia política en las calles, y ya con el varapalo de la concesión de las siglas históricas en septiembre-octubre de ese mismo año, los hedillistas enfrentaron el acto político más relevante de ese momento, el 20N de 1976, la fecha de la conmemoración, para ellos, no del fallecimiento un año antes de Franco, si no los actos anuales por el fusilamiento en Alicante, a donde se dirigían en peregrinación cada año los falangistas de toda índoles a rendir honores, del líder y fundador de Falange, José Antonio Primo de Rivera, cuando aún la celda y el patio de la prisión donde fue asesinato el líder falangista aún se conservaban.

Además, ese 20N de 1976 en Alicante, fue un acto importante para la Auténtica, al celebrar allí su nuevo Congreso, en el que se elige su nueva junta directiva. Sin embargo, el hecho relevante de ese 20N, fue el 20N en sí mismo, que demostró una capacidad de acción, movilización y agitación del hedillismo sin precedente en su historia, y sin precedente dentro del mundo falangista activo en aquellos años y meses iniciales del proceso de la transición.

Aquel 20N, el primero que conmemoraba el aniversario de la muerte de Franco y además conmemoraba el 40 aniversario del asesinato de José Antonio, prometía ser movido. Los recientes sucesos de la otorgación de las siglas históricas al sector de Fernández Cuesta, el primer aniversario de Franco, el ambiente de tensión y crispación general entre derechas e izquierdas, y entre ambos contra el gobierno de Adolfo Suárez (al que casi toda la derecha en bloque consideraba entonces un traidor al movimiento nacional y al que casi toda la izquierda en bloque consideraba, paradójicamente, un continuista franquista), auguraban unos fastos en Alicante (dichos fastos, con la desaparición de la cárcel alicantina donde tuvo lugar el martirio, pasaron a celebrarse actualmente casi exclusivamente en el Valle de los Caídos de Madrid, donde está enterrado, de momento) movidos, y la actualidad de los sucesos dio la razón, tal y como lo narraba la prensa.

El diario Informaciones del 22 de noviembre7 se limitaba a afirmar que ;

“Iniciaron manifestaciones con gritos de Falange si, Fascismo No, siendo dispersados por la fuerza pública, sin que se produjeran más incidentes”.

Sin embargo, el más extenso y posiblemente ajustado a la realidad fue el artículo ofrecido por Diario 16 el 22 de noviembre
8;

“Diversos enfrentamientos ante las fuerzas de orden público con levantamientos de barricadas fueron protagonizados durante el fin de semana en Alicante por miembros de Falange Española de las JONS (auténtica), sector hedillista, con ocasión del XL aniversario de la muerte de José Antonio, cuya celebración había sido prohibida por el Gobierno Civil.

A últimas horas de la tarde del sábado se celebró una misa en la catedral de San Nicolás de Bari. Cuando Narciso Perales, nuevo jefe nacional de FE de las JONS, y Pedro Conde Soladana dirigían la palabra en la calle, una vez finalizado el acto religioso, se produjeron ciertos incidentes con un grupo del Frente Español Sindicalista (FES).

Seguidamente se formó una manifestación de más de tres mil personas, que gritaron consignas como “Ni Raimundo ni Girón, revolución” y “España, mañana será republicana”. En las Ramblas, las fuerzas antidisturbios cargaron sobre los manifestantes, que circulaban por el centro de la calzada interrumpiendo el tráfico, pero ordenada y pacíficamente. El domingo por la mañana apareció una bandera de Falange en el mástil del castillo de Santa Bárbara, donde se encontraba una enseña nacional.
Cuando celebraban un mitin en el paseo Marítimo fueron detenidos Narciso Perales, José María Gussoni, Pedro Conde y Carlos Novillo. Los presentes rodearon a la Policía y se produjeron duros enfrentamientos, a consecuencia de los cuales hubieron de ser atendidas varias personas en la Casa de Socorro con lesiones de diversa consideración.

Poco tiempo después de este incidente se formó una manifestación por el centro de la ciudad, en el curso de la cual se construyó una barricada con coches y vallas de obras. Los manifestantes rompieron más de treinta lunas de bancos, y se practicaron veintiséis detenciones. José María Gussoni y Narciso Perales fueron escoltados por la Policía hasta Almansa, límite de la provincia alicantina con Albacete”.

El incidente, narrado por este medio en su verdadera magnitud, da buena cuenta del grado de tensión y enfrentamientos de aquel fin de semana de finales de noviembre de 1976, en el que Narciso Perales fue detenido, como otros muchos militantes, se produjeron disturbios, incendios, barricadas, acciones subversivas y en general un ambiente de tremenda tensión.

No obstante, además de la movilización y el activismo provocado por los hedillistas auténticos aquel fin de semana del 20-21 de noviembre de 1976, se eligió formalmente a Narciso Perales como III Jefe Nacional de FE de las JONS, para que se estableciera un hilo histórico continuador con José Antonio y con Manuel Hedilla, confirmado por el propio Narciso Perales en una entrevista de Cambio169 en la que afirmaba su papel de “participar en esta tarea de reconstrucción de la Falange, al lado de los jóvenes”, afirmando que había que “revalorizar a este partido, hacer comprender al pueblo que no somos la Francofalange, sino la Falange auténtica”.

Pedro Conde, en su libro 10, describe la jornada de aquel fin de semana de noviembre de 1976 como la “jornada por la libertad”, en la que es reconocido históricamente como III Jefe Nacional de FE de las JONS, un cargo más honorifico que realmente político. En aquellos años de la transición, las diversas falanges trataban de recurrir a estas figuras históricas para tratar de obtener la legitimidad histórica; los hedillistas recurrían a la figura de Narciso Perales, fundador de la Falange original, palma de plata y cercano a José Antonio o al hijo de Manuel Hedilla, mientras que la Falange oficialista se llenaba de pesos pesados del falangismo histórico, como Raimundo Fernández Cuesta, Pilar Primo de Rivera, Manuel Valdés, o Agustín Aznar, sin embargo, tanto en unos como en otros, al final las generaciones más jóvenes y nuevas realmente acabarían dominando dichas organizaciones y, tarde o temprano, dejarían la primera línea política en manos de estas.

En el caso de Perales, su nombramiento histórico fue ampliamente recogido por la prensa de la época. En la Hoja Oficial del lunes (de la Asociación de la Prensa) del 22 de noviembre se decía 11;

“El pasado sábado, y durante el transcurso de los actos que FE de las JONS Autentica tenía proyectados en Alicante, fue elegido nuevo Jefe Nacional de FE de las JONS Aut. el doctor Narciso Perales Herrero. En relación con el nombramiento de Narciso Perales como jefe nacional de Falange Auténtica, hemos recibido una nota de la Dirección Provincial de Madrid del Frente Sindicalista Revolucionario (FSR), en la que nos comunican que…..la mencionada participación se produce de manera absolutamente individual y en clara contradicción con la línea de actuación de nuestra organización.

…..esta actitud obliga a esta dirección provincial a la separación de Narciso Perales de nuestra organización. Queremos insistir nuevamente en que el FSR no tiene absolutamente nada que ver con el falangismo en cualquiera de sus matices”.

El ABC del 25 de noviembre se hacía también eco del suceso mencionándolo brevemente bajo una fotografía suya, así como su edición anterior del día 23 en que afirmaba 12;

“En la noche del sábado, se celebró una rueda de prensa, a la que asistieron los señores Perales, Conde y Gussoni, entre otros. A lo largo de esta reunión, se informó que aquella misma tarde se había celebrado una asamblea, en el transcurso de la cual fue elegido jefe nacional de FE de las JONS (hedillistas) don Narciso Perales”.

En el diario Ya del 21 de noviembre 13, se recogía;

“Miguel Hedilla de Rojas, también dirigente de la agrupación política ilegal, manifestó a los informadores que a las once de la noche se celebraría una conferencia de prensa en un hotel, pero que, de todos modos, podía anticipar que el nuevo jefe nacional de la Falange hedillista lo sería don Narciso Perales Herrero”.

Sin embargo, este cargo honorifico le dura poco a Narciso, apenas un mes, hasta que sea relevado del cargo por Pedro Conde, a propuesta al parecer del propio Narciso que en realidad no se consideraba el más indicado para dirigir a dicho grupo. Así lo manifestaba en la entrevista en Cambio16 en diciembre de 1976 14, cuando él mismo afirmaba;

“La Falange es cosa de jóvenes. Mi tarea es legar el mensaje de los jóvenes. La lucha será larga, por tanto es tarea de los jóvenes, hay que prevalecer en el tiempo y yo ya tengo 62 años, no podría soportar una tarea de diez. Antes de la guerra, no permitíamos en los mandos a nadie mayor de 45 años, y en esos tiempos éramos una fuerza muy atrayente para todos”.

En dicha entrevista, Narciso Perales dejaba también frases sorprendentes, al afirmar que “…estamos más cerca de los anarquistas, pero también hay diferencias”, y aboga por la abstención en el referéndum sobre el Proyecto de Ley para la Reforma Política (que salió aprobado) argumentando que tenía nula confianza en el Gobierno Suárez que otorgó las siglas históricas al grupo de Fernández Cuesta.

Poco después, el día 19 de diciembre de 1976, la Auténtica celebra una Asamblea Extraordinaria de Representantes, donde se celebra el IV Consejo Nacional del partido que reorganiza y reparte nuevamente los cargos internos en la organización. En dicho consejo, Narciso Perales es relevado tras un escaso mes en el cargo, de la jefatura nacional de FE de las JONS Auténtica, que pasa a Pedro Conde Soladana, elegido de esta manera como IV Jefe Nacional de FE de las JONS, recogiendo el testigo de José Antonio, Manuel Hedilla y Narciso Perales, con tan solo 36 años de edad, siguiendo la tradición histórica del movimiento falangista para la elección de mandos, que ya comentaron Perales y Velasco, y por su parte Narciso Perales queda nombrado como Presidente del partido.

Poco después, a finales de diciembre de ese mismo año, y ya con Perales como presidente del partido y Conde como jefe nacional, se preparaba ya el próximo congreso nacional del partido, haciendo resumen de los sucesos del año anterior, como el surgimiento del Gobierno de Suárez, la cesión por parte de éste de las siglas históricas a Fernández Cuesta, las trabas a la hora de manifestarse públicamente al partido, o finalmente el Referéndum sobre el Proyecto de Ley para la Reforma Política, aprobado con más del 90% y que fue un rotundo fracaso del abstencionismo activo preconizado por los hedillistas auténticos, y sobre el cual Narciso Perales se manifestaba en Interviú a finales de diciembre afirmando 15;

“La reforma es una comedia, que nos puede llevar a una tragedia. ¿Cómo van a ser demócratas hoy los que fueron franquistas y autoritarios ayer mismo? ¿Cómo puede hablarse de libertad, si en Alicante nos han impedido manifestarnos?”.

Madurez y auge del falangismo auténtico

El año 1977 se presentaba para la Auténtica y para Narciso Perales, como presidente de la misma desde diciembre, con tres grandes retos que iban a marcar el curso político siguiente; la lucha definitiva por el reconocimiento y legalización del partido frente a las otras falanges, la reorganización interna del partido y el desafío de las nuevas elecciones generales democráticas que iban a celebrarse ese año en España, las primeras en 40 años desde la república.
En lo relativo a la primera tarea, la Auténtica se manifestaba y presionaba constantemente en las calles y especialmente en los medios para exigir al Gobierno de Suárez su legalización y reconocimiento oficial definitivo, ya que de otra forma no podrían presentarse a las elección, al tiempo que continuaba una lucha feroz en las calles con los grupos ultraderechistas.

En el diario Informaciones 26 de febrero de 1977 se recogía 16;

“Es una ironía que su Gobierno haya concedido en exclusiva, el nombre de Falange precisamente a quien votó en contra de su reforma política. Nosotros coincidimos con usted que aquí y ahora es necesaria una democracia pluralista. Pero no mentimos. Lo que para otros es un fin, para nosotros es un medio», dice en una carta abierta, dirigida al presidente del Gobierno, el jefe nacional de Falange Española (auténtica), don Pedro Conde, protestando por la no legalización de su partido, distribuida a los medios informativos en el transcurso de una rueda de Prensa.

En ella, don Narciso Perales, presidente de la Junta política, leyó un comunicado en el que se hacía historia de las vicisitudes y problemas por los que había atravesado el partido hedillista durante el anterior régimen. Respecto al rechazo de su solicitud de legalización, el señor Perales manifestó que el único motivo obedecía al temor que puede producir la Falange auténtica como fuerza que el director general de Política Interior les había comunicado que no serían legalizados”.

Sin embargo, y tal y como recogía los diarios Pueblo e Informaciones dos días después 17, el 28 de febrero, finalmente FE de las JONS Auténtica quedó legalizada e inscrita en el Registro de Asociaciones Políticas del Ministerio de la Gobernación, figurando como promotores de ésta Narciso Perales, Manuel Ignacio Hedilla Rojas y José Luis Villanova.

La Auténtica encaraba ese 1977 con otra tarea interna más urgente, la reorganización de su partido político en ciernes. Con la legalización formal del partido a finales de febrero, la Auténtica podía actuar ya como un nuevo partido político legal y debía reorganizarse internamente para encarar la nueva actividad política.

El 10 de marzo, poco más de una semana después de su legalización como partido, la Auténtica lanzaba el primer número de “Patria Sindicalista” 18, órgano oficial de FE de las JONS Auténtica, que afirmaba en su editorial;

“Tras la campaña desarrollada últimamente en España, nuestro partido ha sido al fin reconocido legalmente. Reconocido, pero no con el nombre que reclamamos, por el que tenemos planteado un recurso ante el Supremo, y que no es otro que el de Falange Española de las JONS, sin necesidad de un calificativo, añadido por exigencias administrativas, que llevamos implícito por legitimidad de origen y de ejercicio”.

Tan solo otros 9 días después, el fin de semana del 19-21 de marzo de 1977, se celebraba en el Hotel Don Quijote de Madrid el esperado II Congreso Nacional de FE de las JONS Auténtica, que es descrito brevemente en la Hoja del Lunes del 21 de marzo 19;

“Hoy al mediodía se ha clausurado el segundo congreso nacional de FE de las JONS Autentica, con asistencia de más de mil delegados de toda España. El acto estuvo presidido por Narciso Perales y Pedro Conde, titulares de la junta política y de la junta nacional. Tras la intervención, volvieron a reunirse las ponencias que han estudiado los temas de organización interna, y problemas del trabajo y de la enseñanza, con objeto de perfilar la conclusiones”.

En tercer lugar, las elecciones generales españolas programadas para el miércoles 15 de junio de 1977, las primeras en más de 40 años de historia tras la dictadura y la guerra civil, ponían a la Auténtica a trabajar en su maquinaria política y electoral. Finalmente, el 9 de mayo de 1977, FE de las JONS Auténtica presentaba formalmente su candidatura electoral por Madrid al Congreso de los Diputados, en la que figuraba como cabeza de lista Narciso Perales Herrero, acompañado de figuras conocidas del partido y otras, como José María Gussoni o Serafín Reboul ( de la CONS).

La Auténtica iba a presentar candidaturas en todas las provincias, liderando Narciso Perales la de Madrid, Pedro Conde la de Valladolid (feudo natural suyo), Miguel Hedilla la de Santander (feudo natural del hedillismo), y José Luis Arroyo la de Murcia, y como curiosidad, en el cuadro que elabora Diario 16 el 9 de mayo 20con los 628 candidatos en Madrid de todas las fuerzas políticas, se presentaba a la Auténtica en el eje político como “no homologables”, debido a la notoria amplitud ideológica y política de la agrupación, que no casaba con lo convencional, no pareciendo presentar candidatura en el Senado.

Así pues, Narciso Perales iba a encabezar la candidatura de la Auténtica al Congreso de los Diputados por Madrid. Concretamente, en la tertulia electoral organizada en ABC y aparecida el viernes 27 de mayo 21, Narciso Perales, como candidato de la Auténtica, afirmaba;

“La Falange Española de las J.O.N.S. Auténtica pretende y cree representar a la Falange de José Antonio. Se inspira en sus principios, pero no los copia literalmente. Hemos seguido estos cuarenta años pensando en las soluciones revolucionarias que España merece y necesita y en contra de la manipulación que se hizo de nuestro nombre y nuestros símbolos.

La legalización tardía de los partidos, la cortedad del período electoral, que hace imposible difundir nuestras ideas y a los principales hombres que las sostienen sin el empleo intensivo de medios muy costosos, y la desorientación de los ciudadanos después de más de cuarenta años del Régimen anterior hace verosímil que sólo cuenten con grandes posibilidades el partido del Gobierno y los partidos de derechas y marxistas que cuentan esos medios”.

Finalmente, a lo largo de ese miércoles 15 de junio de 1977, los españoles pudimos votar, por primera vez en más de 4 décadas a nuestros primeros representantes en el Congreso y en el Senado, día poco habitual, entre semana y en pleno mes de junio, y los resultados fueron incontestables, aunque predecibles en las palabras que ya pronunciaba Narciso Perales; victoria total del partido del gobierno, y de los grandes partidos de derecha e izquierda.

En total, los grandes vencedores de esa jornada electoral fueron la UCD del Presidente del Gobierno Adolfo Suárez, con 165 escaños y más de 6 millones de votos, seguido del PSOE de Felipe González, con 118 escaños y más de 5 millones, y tras ellos, muy de lejos, el mítico y tan temido durante décadas PCE de Santiago Carrillo con tan solo 20 escaños y casi 2 millones de votos, la A.P. de Manuel Fraga con 16 escaños y millón y medio de votos, y toda una serie de partidos menores 22.

Por su parte, los resultados de la Auténtica, como era previsible, fueron muy limitados; 0 escaños y poco más de 46.000 votos en toda España, muy detrás de la oficialista Alianza Nacional 18 de Julio (más de 90.000 votos, sumando la alianza y los resultados de FN y FE de las JONS oficialista), aunque todos ellos sin escaño. La jornada electoral fue intensa, especialmente para Narciso Perales, como lo describe el Diario 16 del día siguiente 23;

“Los que sí están contentos son los de Falange Española auténtica, que explicaron a D16 que no esperaban sacar tan alto porcentaje. En realidad a nosotros los votos no nos importan. No creemos que podarnos superar en estas elecciones el 1 por 100. Lo que queríamos y hemos conseguido es dar otra imagen de Falange. Que nos conocieron. A pesar del desinterés también los candidatos hedillistas estuvieron despiertos. Narciso Perales no durmió hasta las seis de la mañana, batiendo el récord con cuarenta y seis horas de pie”.

Crisis, división y decadencia de la Auténtica

No obstante, parece ser que los pobres resultados en las generales de junio, y las divisiones internas en el partido que venían arrastrándose ya desde el último congreso nacional de marzo, empezaban a friccionar internamente a un partido que le quedaba apenas un año de vida activa. A lo largo de 1977, las divisiones internas entre los sectores hegemónicos de la jefatura nacional liderados por Pedro Conde y Narciso Perales se vieron muy duramente contestados por ciertos sectores internos del partido.
En enero de 1978, la CONS desaparece como tal por el enésimo enfrentamiento de siglas y contra siglas y cambia su nombre por el de CTS, desligándose del oficialismo del partido, se registran déficits económicos y financieros serios en el seno del partido y para febrero y marzo de 1978 estalla la división interna definitiva en el partido.

En el número 10 de la Revista de Historia del Fascismo 24se afirma que finales de 1977 e inicios de 1978, el partido se divide ya claramente entre la facción oficialista liderada por Pedro Conde y Narciso Perales y una facción disidente, apoyada por los más jóvenes del partido, liderada por los mencionados Manuel Velasco, Miguel Hedilla y un entonces joven Gustavo Morales, futuro Jefe Nacional de La Falange.

El artículo de RHF afirma que la facción disidente, dispuesta a censurar a la dirección nacional convoca para marzo un nuevo congreso nacional, pero el sector directivo convoca antes una Asamblea Nacional, que decide finalmente la expulsión del partido de los disidentes, que desconocen la autoridad de la junta directiva y a finales de marzo de 1978 convocan un Congreso Nacional, liderados por la ya mencionada dirigente de las CONS barcelonesa Ana María Fernández Llamazares que, final y definitivamente, escinde a la Auténtica en dos grupos separados e irreconciliables. La escisión, la ruptura y la muerte definitiva de la Auténtica se habían consumado.

En la Hoja del Lunes del 20 de marzo de 1978 se afirmaban las dos versiones de la escisión. Por un lado, el Secretariado de Prensa de la Asamblea Nacional de la Auténtica afirmaba 25;

“Ante la tendenciosa campaña desplegada por los miembros cesados de la Junta Nacional, la Asamblea Nacional, reunida el domingo 19 en Madrid, se ratifica en su línea revolucionaria, sindicalista, autogestionaria y humanista. El desviacionismo ideológico de dichos ex miembros, así como el haber alterado el normal desarrollo de la Asamblea Nacional, ha motivado la expulsión de los citados señores”.

Por otro lado, la Jefatura Provincial de Madrid de la Auténtica escribía;

“Reunida la Asamblea Nacional el día 19 de marzo, ante la imposición de la presidencia en ella del doctor Narciso Perales, no militante de Falange Auténtica, y ante la manipulación clara de aplazar las fechas del congreso de militantes, los abajo firmantes decidieron; abandonar la asamblea nacional por considerar inaceptable la presencia de Narciso Perales, mantener las fechas aprobadas para la celebración de nuestro próximo congreso, impugnar cualquier decisión adoptada en la asamblea nacional tras nuestro abandono de la misma”.

Al parecer, al sector escindido lo apoyaban, según afirma el texto, las regionales de Euskadi, Aragón, León, Cataluña y Madrid, y las provinciales de Barcelona, Tarragona, Lérida, Vizcaya, Alaba, Guipúzcoa, Zaragoza, Teruel, Logroño, Zamora, Málaga, Segovia, Toledo, Cádiz y Granada, así como el sindicato CTS y las juventudes en bloque, que evidencian que el grado de la escisión era considerable.

En la edición del ABC de Sevilla del 21 de marzo se afirmaba 26;

“En una asamblea celebrada el pasado domingo por representantes provinciales de FE de las JONS Auténtica, un grupo abandonó ruidosamente la sala, produciendo la escisión. Según informó Miguel Hedilla, su grupo, que afirma encuadra al 80% de los afiliados, se decidió a abandonar la asamblea por oposición a otros militantes. Según Hedilla, existe una corriente encabezada por Narciso Perales, que no acepta democratizar las estructuras del partido e intenta una desestabilización ideológica”.

En la edición del ABC de Madrid del mismo día, se ampliaba 27;

“Miguel Hedilla y Javier Sauras, celebraron ayer tarde una rueda de prensa en la que acusaron a Narciso Perales de no ser militante del partido, y de intentar que no se celebre el Consejo Nacional, convocado para este mes. Señalaron también que el jefe nacional Pedro Conde, está mal informado de lo que sucede en el partido, y sin consultar a los miembros de la Junta Nacional, se ha puesto de parte del señor Perales. Afirmó Hedilla que su expulsión del partido no es válida, como tampoco tiene validez ninguno de los acuerdos adoptados en la asamblea celebrada el pasado domingo, porque no había quorum para adoptar decisiones. Según Hedilla, los que se retiraron de la asamblea representan el 80% de los militantes del partido”.

Finalmente, producida ya la insalvable escisión entre el sector de la dirigencia nacional y los escindidos, éstos últimos proceden a celebrar su asamblea nacional el fin de semana del 24-26 de marzo de 1978 en un hotel de Madrid. Este congreso era el celebrado por los escindidos de Hedilla y Llamazares, y aunque no se opone formalmente a la jefatura nacional de Conde, intenta casar los intereses de las dos auténticas escindidas sin contar ya con la figura de Narciso Perales. Finalmente, el congreso no obstante, si se saldará con una nueva jefatura nacional, que por tanto rompía formalmente con el sector de Pedro Conde, como lo relata La Vanguardia del 30 de marzo 28;

“V Jefe Nacional de Falange Auténtica. Ana María Fernández Llamazares Jaume, 34 años, fue elegida para el mando supremo aunque colegiado de este partido a propuesta de un 85% de los 250 representantes de los 40.000 afiliados con que cuenta Falange Auténtica en toda España. El Congreso, celebrado en Madrid los pasados 24, 25 y 26, representó una clara victoria del sector más joven que propugnaba una reestructuración democrática del partido”.

La propia Llamazares afirmaba que “la nueva junta nacional de FE de las JONS Autentica, representa una nueva concepción de Falange como un partido más democrático, progresista y absolutamente democrático”, sucediendo en el cargo históricamente a José Antonio, Manuel Hedilla, Narciso Perales y Pedro Conde, y estando situados, según ellos mismos “a la izquierda de la izquierda”.

Sin embargo, la escisión formal de los nuevos hedillistas de Llamazares frente al sector mayoritario y oficialista de Conde y Perales a finales de marzo de 1978 iba a traer consecuencias legales y extralegales en el seno de ambos grupos. Ya en el diario Informaciones del 3 de abril se afirmaba que 29;

“Si el Gobierno persiste en su actitud, nos va a obligar a ser el único partido ilegal, pero no vamos a renunciar a serlo, manifestó ayer en una rueda de Prensa el jefe nacional de un sector de Falange auténtica, mientras que la otra facción desmintió su participación en el llamado congreso falangista que tuvo lugar por la mañana en la Casa de Campo.

En la citada rueda de Prensa, el señor Conde se encontraba acompañado por don Narciso Perales, según un sector del partido, no perteneciente a éste, así como un grupo de jefes provinciales y regionales que le secundan. En la misma se manifestó la intención de iniciar hoy una acción judicial, lo que también está dispuesto a realizar el otro sector. Por otra parte, en la mañana de ayer se reunieron frente a un cine de Madrid unos cien militantes del sector favorable a don Pedro Conde, que, a pesar de la prohibición gubernativa del acto, fue recibido con gritos de «con Conde, Falange no se esconde», dirigiendo a continuación unas palabras a los presentes, señalando que la Falange sigue, pese a Rosón y los traidores”.

Con este clima irrespirable de odio y enfrentamientos internos, los retos próximos políticos del partido, la aprobación de la nueva Constitución democrática, y convocatoria de nuevas elecciones generales para 1979 se veían muy lejanas y se afrontaban ya sin ninguna pasión e interés.

Aun así, Narciso Perales y la Auténtica de Conde los afrontan. En primer lugar, en lo relativo al referéndum que se debía celebrar en diciembre de 1978 orientado a aprobar el proyecto de Constitución, las dos facciones adoptaron posturas diferentes; el sector oficial de Pedro Conde y Narciso Perales pedía la abstención, y los escindidos, el voto afirmativo, costando el enésimo enfrentamiento entre ambas facciones cuando el sector de Perales protagonizó un incidente en la radio al protestar por la emisión de comunicados de la otra facción. En lo relativo al sector de la Auténtica de Pedro Conde, su posición con respecto a la Constitución de 1978 se recoge en la Hoja del Lunes del 30 de octubre30 cuando se afirma;

“FE de las JONS Auténtica, realiza un mitin en el Cine Capri de Madrid presidido por su jefe nacional Pedro Conde, y en el que también intervinieron el anterior jefe nacional, Narciso Perales, el secretario nacional de relaciones externas, Pedro Cantero, y el jefe regional de Madrid Vicente Martin Peña.

Pedro Conde analizó la Constitución, y reiteró la postura de Falange Auténtica de propugnar la abstención activa, basada en el rechazo a la monarquía por principio, y porque ni ha sido sometida al criterio del pueblo, rechazó el sistema económico que propugna, y las nacionalidades. Añadió que hay que corregir muchas cosas, pero no mediante el separatismo, sino por la solidaridad de los pueblos”.

En segundo lugar, en lo relativo a las nuevas elecciones. Una vez ratificada mayoritariamente en referéndum el 6 de diciembre de 1978 por la mayoría de la población española, la Constitución de 1978 entraba en vigor, y con ello, las cortes constituyentes obligaban al Gobierno de Suárez, a disolver las cortes, recién elegidas apenas un año antes, y convocar nuevas elecciones generales, ya con la nueva Constitución aprobada y promulgada, que se planificaron para el jueves 1 de marzo de 1979.

Como dijimos anteriormente, a dichos nuevos comicios nacionales, la Auténtica se presentaba sin demasiado fuelle, totalmente desgastada por la escisión interna de marzo del 78, y con dos auténticas pujando por competir por el mismo espacio político e ideológico. Esa desazón por el panorama político lo expresaba muy bien el propio Narciso Perales en declaraciones a El Periódico el 7 de enero de 1979 31;

“Martín Villa no nos puede tener miedo, porque nos presentamos a las elecciones son la menor intención de sacar diputados. Solo pretendemos denunciar la corrupción de Martín Villa y de este Gobierno. Insisto en que esta persecución a la que nos somete el Ministro del Interior es completamente irracional”.

Para las elecciones generales de ese 1 de marzo, la Auténtica de Pedro Conde y Narciso Perales volvió a presentar candidaturas electorales. Por Madrid, la Auténtica nuevamente tenía pocas expectativas por tener que volver a competir en feudo electoral con Adolfo Suárez, Felipe González, Manuel Fraga o Blas Piñar, presenta en esta ocasión una nueva lista electoral al Congreso de los Diputados liderada por el jefe nacional Pedro Conde, Carlos Cantalapiedra, Vicente Martin Peña o Serafín Reboull, mientras que en esta ocasión si presentaba lista para el Senado que, en Madrid, estaría liderada por Narciso Perales, la abogada Adela Cortes y el obrero metalúrgico Pedro Cantero.

Además a esas elecciones, por Madrid, Narciso Perales rivalizaba en el Senado por la candidatura presentada por la escisión de F.E.A. que estaba liderada por Ana María Fernández Llamazares. Con tal dispersión de votos, era esperable una nueva crisis electoral, de forma que ni siquiera las dos candidaturas juntas sumaban poco más de la mitad de lo sacado apenas dos años antes en las anteriores generales.

A nivel nacional UCD volvió a ganar las elecciones con 168 escaños y más de 6 millones de votos, seguido del PSOE con 121 escaños y más de 5 millones. Nuevamente muy por detrás, estaban el PCE con 23 escaños y casi 2 millones de votos, la Coalición Democrática de Fraga con 9 escaños y poco más de 1 millón o la CIU de Jordi Pujol con 8 escaños y casi medio millón de votos32.

No obstante, para desgracia de los hedillistas y de los auténticos de toda facción y orientación fue que sus rivales históricos, los falangistas oficialistas, entraron por primera y última vez al Congreso con 1 escaño, el de Blas Piñar, que se presentó con la Unión Nacional de Blas Piñar y Raimundo Fernández Cuesta y logró casi 400.000 votos en toda España. Todo un éxito. Por su lado, FE de las JONS Auténtica apenas logró poco más de 30.000 votos, frente a los poco más de 2.000 votos de la FEA. Era la puntilla final de un movimiento ya fallecido.

Así pues, desilusionados y desgastados por tantos meses de luchas y rivalidades, los auténticos acabaron tirando la toalla. Poco después del enésimo doble fracaso electoral de 1979, tal y como afirma el ya mencionado artículo de la revista RHF 33, Pedro Conde es sustituido en la jefatura del partido a José Manuel Bardají que, ante la casi unanimidad de todos los miembros, convocó un último congreso nacional del partido en Zaragoza el 23 de diciembre de ese aciago 1979, en el que acuerdan la autodisolución definitiva del partido, con el apoyo de todos (otros ex militantes de la Auténtica afirman, no obstante, que en dicho congreso algunos militantes contrarios a la disolución fueron vetados y que no hubo tal unanimidad). Por otro lado, la FEA, ya sin rivales sobrevivió algún tiempo más.

Reseñas bibliográficas

– Ibáñez Hernández, Rafael. “El movimiento nacionalsindicalista durante la transición”, Universidad de Verano de la Fundación José Antonio, 4 de agosto de 1997, Castilnovo (Segovia).

– Conde Soladana, Pedro. “F.E. de las J.O.N.S. (auténtica)”. Editorial: Ediciones Albia, serie “Partidos políticos”, Bilbao, 1977.

– “Falangistas con la camisa limpia”. Cambio 16 Nº236, 14/6/76. Página 21.

– “Arráncame esa flecha”. Cambio 16 Nº252, 04/10/76. Página 19.

– “Falangistas. La Casa de José Antonio”. Cambio 16 Nº253, 11/10/76. Página 25.

– “No hubo incidentes graves el 20 de noviembre”. Diario Informaciones, 22 de noviembre de 1976, página 2.

– “Barricadas en Alicante”. Diario16, 22 de noviembre de 1976.

– “Perales: la sombra de José Antonio”. Cambio16 Nº262, 19/12/1976, página 65.

– Hoja Oficial del lunes. 22 de noviembre de 1976.

– ABC. 25 de noviembre de 1976.

– Chipont, Emilio. “El Doctor Narciso Perales, nuevo Jefe Nacional de la Falange Hedillista”. Ya. 21/11/1976. Página 2.

– Lago, Julián. “Narciso Perales: la falange antifranquista”. Interviú nº31, 22-12-1976. Páginas 26, 27 y 28.

– “La Falange Auténtica invoca el precedente del PSOE (histórico) a favor de su legalización”. Diario Informaciones. 26/02/1977. Página 4.

– “Cuatro partidos más, legalizados”. Pueblo. 28/02/1977. “Ciento doce partidos han pasado por Gobernación”. Informaciones. 28/02/1977.

– Patria Sindicalista Nº. 10-03-1977.

– Hoja del Lunes. 21 de marzo de 1977.

– “628 candidatos lucharán en Madrid”. Diario 16. 09/05/1977. Páginas 3, 5-7.

– ABC, 27 de mayo de 1977.

– Resultados electorales de 1977 consultados en la página de la Dirección General de Política Interior; http://www.infoelectoral.mir.es/infoelectoral/min/home.html

– “Los partidos con legañas”. Diario 16. 16/06/1977. Página 5.

– Milá, Ernesto. “FE-JONS (A), la falange de izquierdas. 1975-1982”. Revista de Historia del Fascismo 10, diciembre de 2011.

– Hoja del Lunes, 20 de marzo de 1978.

– ABC de Sevilla, 21 de marzo de 1978.

– ABC de Madrid, 21 de marzo de 1978.

– La Vanguardia, 30 de marzo de 1978.

– “Siguen los choques entre los dos sectores de Falange auténtica”. Informaciones. 03/04/1978.

– Hoja del Lunes, 30 de octubre de 1978.

– El Periódico, 7 de enero de 1979.

– Resultados electorales de 1979 consultados en la página de la Dirección General de Política Interior; http://www.infoelectoral.mir.es/infoelectoral/min/home.html

  1. Ibáñez Hernández, Rafael. “El movimiento nacionalsindicalista durante la transición”, Universidad de Verano de la Fundación José Antonio, 4 de agosto de 1997, Castilnovo (Segovia).
  2. Conde Soladana, Pedro. “F.E. de las J.O.N.S. (auténtica)”. Editorial: Ediciones Albia, serie “Partidos políticos”, Bilbao, 1977.
  3. “Falangistas con la camisa limpia”. Cambio 16 Nº236, 14/6/76. Página 21.
  4. “Falangistas con la camisa limpia”. Cambio 16 Nº236, 14/6/76. Página 21.
  5. “Arráncame esa flecha”. Cambio 16 Nº252, 04/10/76. Página 19.
  6. “Falangistas. La Casa de José Antonio”. Cambio 16 Nº253, 11/10/76. Página 25.
  7. “No hubo incidentes graves el 20 de noviembre”. Diario Informaciones, 22 de noviembre de 1976, página 2.
  8. “Barricadas en Alicante”. Diario16, 22 de noviembre de 1976.
  9. “Perales: la sombra de José Antonio”. Cambio16 Nº262, 19/12/1976, página 65.
  10. Conde Soladana, Pedro. “F.E. de las J.O.N.S. (auténtica)”. Editorial: Ediciones Albia, serie “Partidos políticos”, Bilbao, 1977.
  11. Hoja Oficial del lunes. 22 de noviembre de 1976.
  12. ABC. 25 de noviembre de 1976.
  13. Chipont, Emilio. “El Doctor Narciso Perales, nuevo Jefe Nacional de la Falange Hedillista”. Ya. 21/11/1976. Página 2.
  14. “Perales: la sombra de José Antonio”. Cambio16 Nº262, 19/12/1976, página 65.
  15. Lago, Julián. “Narciso Perales: la falange antifranquista”. Interviú nº31, 22-12-1976. Páginas 26, 27 y 28.
  16. “La Falange Auténtica invoca el precedente del PSOE (histórico) a favor de su legalización”. Diario Informaciones. 26/02/1977. Página 4.
  17. “Cuatro partidos más, legalizados”. Pueblo. 28/02/1977. “Ciento doce partidos han pasado por Gobernación”. Informaciones. 28/02/1977.
  18. Patria Sindicalista Nº. 10-03-1977.
  19. Hoja del Lunes. 21 de marzo de 1977.
  20. “628 candidatos lucharán en Madrid”. Diario 16. 09/05/1977. Páginas 3, 5-7.
  21. ABC, 27 de mayo de 1977.
  22. Resultados electorales de 1977 consultados en la página de la Dirección General de Política Interior; http://www.infoelectoral.mir.es/infoelectoral/min/home.html
  23. “Los partidos con legañas”. Diario 16. 16/06/1977. Página 5.
  24. Milá, Ernesto. “FE-JONS (A), la falange de izquierdas. 1975-1982”. Revista de Historia del Fascismo 10, diciembre de 2011.
  25. Hoja del Lunes, 20 de marzo de 1978.
  26. ABC de Sevilla, 21 de marzo de 1978.
  27. ABC de Madrid, 21 de marzo de 1978.
  28. La Vanguardia, 30 de marzo de 1978.
  29. “Siguen los choques entre los dos sectores de Falange auténtica”. Informaciones. 03/04/1978.
  30. Hoja del Lunes, 30 de octubre de 1978.
  31. El Periódico, 7 de enero de 1979.
  32. Resultados electorales de 1979 consultados en la página de la Dirección General de Política Interior; http://www.infoelectoral.mir.es/infoelectoral/min/home.html
  33. Milá, Ernesto. “FE-JONS (A), la falange de izquierdas. 1975-1982”. Revista de Historia del Fascismo 10, diciembre de 2011.