Te juro que, por Ismurg
Que alguien me explique como me lo monto…
Al final, resultó que el luchador no era tan mala persona. Hemos quedado para cenar esta noche.

Más tiras de Nariz Puntiaguda >>
Suscríbete al RSS de Tiras y Webcómics