El reencuentro, por Ismurg