Aunque pensemos lo contrario, no es fácil ser Lobezno… porque vivir con garras de adamantium tiene sus inconvenientes. Y si no lo creéis, la evidencia nos la da Dr.Pepper.

Batman, Spiderman y Lobezno