spectrum-azpiriSpectrum: ilustraciones (1985-2009)
Autor: Azpiri.
Formato: 220 x 295mm
Páginas: 128. Color
Precio: 14,95 euros
Planeta deAgostini Cómics

En los años 80, miles de jóvenes vivieron impensables aventuras y arriesgados retos provocados por el cine y el recién llegado “videojuego”. El cine se nutrió de un elenco increíble de grandes autores de cartelería que, aún hoy, se venden como reliquias de arte en tiendas especializadas. Pero en el videojuego español de los 80, un solo autor despunta de forma indiscutible, tanto por lo prolijo de su producción como por la impactante naturaleza de sus ilustraciones.

spectrum-azpiri_01Alfonso Azpiri acaparó la producción y el estilo marcado de la mayoría de carátulas de aquella época. Hablar de portadistas de carátulas y publicidad en este género era hablar de Alfonso Azpiri. Cambió el panorama de cómo ver un videojuego, y fue la firma incuestionable de toda la producción de videojuegos de la llamada década dorada del software español.

spectrum-azpiri_02En aquella época los videojuegos españoles competían en igualdad de condiciones con el producto internacional, pero en cuanto a reclamo de los productos en las estanterías, la edición española contaba con un atractivo y un carisma, reflejo de sus carátulas, que en la mayoría de los casos superaba con creces a sus competidores extranjeros.

Su estilo está compuesto por un colorido desbordante, perspectivas imposibles y un dinamismo impropio de una ilustración al uso. Cuando un jugador se encaprichaba de un juego, transportaba en su mente la imagen de carátula hasta conseguir el anhelado objeto, momento a partir del cual quedaba anexionada a la experiencia de juego. En algunos casos incluso los gráficos del juego estaban inspirados en el grafismo de la carátula, como es el caso de MOT.

spectrum-azpiri_03Sin temor a equivocarse, se podría hacer una cronología exhaustiva del desarrollo de videojuegos en España a través de sus carátulas. Fue el pionero y mantuvo el liderato en ilustrar los mundos imaginarios de la incipiente industria del ocio interactivo español. Aún hoy, las carátulas que adornan nuestros juegos están influenciadas, de una manera directa o indirecta, por su trabajo. Guardar una edición de gran parte de su obra en este libro es, sin duda, un deleite y una deuda indiscutible con su carrera.