Joelle Jones es de esas artistas que no se suelen prodigarse demasiado en el mundillo viñetero, pero cuyo peculiar estilo nos invita a mantenerla en el punto de mira y a seguir sus trabajos.

En ésta ocasión, y haciendo gala de un macabro y peculiar sentido del humor, se ha dedicado a hacer una serie de seis dibujos, de 8×10 pulgadas cada uno, parodiando las antiguas publicidades vintage que nos invitan a esbozar una sonrisilla como mínimo.

Según el blog de la artista se realizó una tirada limitada de 25 ejemplares de cada y numerados a mano para venderlos en la Comic-Con de Sandiego.