Portada X-men: Mujeres en peligroBueno, pues éste es un cómic que tenía muchas ganas de leer, todo apuntaba muy alto, por una parte tenemos como guionista a Chris Claremont, uno de los guionistas míticos de los mutantes y uno de los que mejor sabe escribir a sus personajes femeninos, y por el otro tenemos a uno de los mejores dibujantes del continente europeo, especialista en dibujar mujeres hermosas (y en el grupo de los X-Men hay unas cuantas) que nunca se había animado a hacer un comic de superhéroes y menos de mutantes. Lo que a priori parecía que iba a ser un absoluto éxito ha acabado siendo mucho menos, ya se sabe… al cocer todo mengua y esto se ha vuelto enano del todo…

Empecemos por el guión… la historia nos lleva a Kirinos, donde las chicas del grupo de los X-Men están en una especie de vacaciones ya que al parecer Picara ha “heredado”?????? una casa en Grecia. Mientras están de fiesta allí (y cuando digo fiesta me refiero a desfase femenino total!!) un tipo secuestra a Rachel alias Chica Maravillosa y se la lleva a Madripur. Por supuesto, el resto de las féminas van detrás y descubren que todo forma plan de un grupo de individuos que intentan detonar unas armas atómicas y echar la culpa a los mutantes, para ello cuentan con la ayuda de una mujer llamada la Baronesa que es inmune al poder mutante, y que con una maquina que amplifica su poder incluso anula los poderes mutantes de sus portadores. Así que el grupo formado por Kitty, Ororo, Betsy y Pícara deben rescatar a su compañera sin ningún tipo de ventaja lo cual convierte este comic en una especie de los Ángeles de Charlie versión Marvel.

Hace tiempo el señor Claremont era un Dios en Marvel, era capaz de escribir en cualquier colección y hacerlo bien, aunque casi toda su fama la logró con los mutantes, de los que se encargó hasta los años 90. De ese “Dios” del que hablaba antes no se puede decir que quede mucho, la historia que aquí nos cuenta es flooooja de cojones, casi me atrevería a decir que tiene mas miga un sketch de Santiago Segura o José Mota que esto… es una pena pero en ningún momento uno reconoce a los personajes que supuestamente se arrastran por el comic, es como si Claremont, al que todos admirábamos, hubiese sido sustituido por un Skrull.

En cuanto al dibujo… el dibujo mola!!!. Desde luego hay que reconocer que Manara dibuja a las mujeres como nadie pero hay un problema, y es que supongo que tras años de dibujar mujeres comiendo pirulas uno no puede quitarse de encima algunas poses y muecas que quizás no peguen mucho en un comic que se supone de superhéroes, no es que salgan escenas subidas de tono o algo así, pero uno no puede evitar quedarse un pelín flipando con las muecas que se dedican las chicas entre si o algunas posturas a la hora de ayudarse, puede ser que como decían en los Serrano “tenga la mirada sucia” (que seguro que si) pero viendo algunas escenas parece que en lugar de ir a salvarse o ayudarse se van a pegar el filetazo. Aunque, como digo, el dibujo mola y mucho.

Así que si me preguntáis que tal está este comic os diré que para mí como rareza está bien, ahora, para un fan de los mutantes estoy seguro de que le parecerá una mierda, y es que da igual que para hacer un buen guiso utilices los mejores ingredientes y lleves al mejor cocinero, si el tipo no tiene ganas, el plato no saldrá bien.

Lo mejor: Manara…
Lo peor: su guión, cutre y lamentable a más no poder, que coño te ha pasado Claremont??

[AMAZONPRODUCTS region=”es” asin=”8498853494″]