Portada X-Men 112 - 113Con la llegada de John Byrne, los X-Men entraron en una era de gloria y excelencia sin precedentes. Como suele ocurrir, un gran artista inspira al escritor a esforzarse aún más y juntos logran asombrar a los lectores. Chris Claremont y John Byrne eran, definitivamente, el mejor equipo creativo a fines de los 70s.

El maestro del magnetismo había aparecido en “El nombre del caballero es Magneto”, y había derrotado fácilmente a los X-Men. Ahora él regresa en “Magneto triunfante” (publicado originalmente en The X-Men # 112, agosto de 1978) una magnífica historia que aprovecha todos los elementos establecidos hace mucho tiempo por Stan Lee y Jack Kirby en The X-Men # 1, a la vez que sintetiza las múltiples interpretaciones del archienemigo de los mutantes. Magneto es, una vez más, o tal vez por primera vez, un individuo complejo. Ya no es el supervillano megalómano que vimos en los 60s (especialmente en historias como “Si acaso Iceman fracasara–!”), Y en lugar de limitarse a la conquista del mundo ahora Sus objetivos son más personales, íntimamente conectados con el punto de vista de un mutante que ha sobrevivido la mayor parte de su vida y ahora se encuentra con la motivación adecuada para derrotar a todos sus adversarios.

Como podemos ver en la llamativa portada de George Pérez y Bob Layton, para Magneto este nuevo grupo de X-Men es especialmente débil: ¿Cómo puede Coloso luchar contra él en su forma de metal? ¿Qué puede hacer Wolverine con sus garras de adamantium? El maestro del magnetismo es superior a todos los hombres, pero ¿qué pasa con las mujeres? Storm es, de lejos, una de las integrantes más poderosas de los X-Men, y durante la batalla ella le lanza huracanes y tornados, pero en el último segundo se detiene, preocupada por matar accidentalmente al villano. Ese es su error, porque Magneto no le da una segunda oportunidad. Quizás el momento más emocionante tiene lugar cuando Jean Gray, la última en pie, utiliza una fracción de su poder como Fénix y abruma a Magneto física y mentalmente. Sin embargo la potencia bruta no es la verdadera medida de un guerrero, sino más bien su habilidad y estrategia. Y Magneto, más viejo y más experimentado que los X-Men, triunfa.

Los X-Men luchan valientemente pero son completamente derrotados; a pesar de que una de las reglas no escritas de los cómics de superhéroes es que los buenos siempre ganan. Ciertamente, si ojeamos ejemplares de X-Men de los 60s vamos a ver cómo los planes de Magneto son frustrados constantemente y allí él es vapuleado una y otra vez. Pero esta vez no. En “Enfrentamiento” (The X-Men # 113, setiembre de 1978), Magneto tortura a sus prisioneros de una manera muy extraña, al paralizar parcialmente sus funciones motoras; durante varios días un robot alimenta a los X-Men con una sustancia pegajosa y repulsivo, como si fueran bebés, incapaz de moverse o incluso hablar, los mutantes no tienen más remedio que soportar esta humillación en silencio.

Portada X-Men 114A medio mundo de distancia, en Kirinos, en las islas Cícladas al sur de Grecia, el Profesor X le explica a Lilandra que ha perdido la conexión telepática con sus alumnos. Ahora están por su cuenta, y nadie puede ayudarlos. En “La caída de la torre”, vemos el pasado de Storm y cómo Ororo fue entrenada de niña por Achmed El-Gibar antes de convertirse en la mejor ladrona en las calles de El Cairo. Ororo no ha olvidado ninguna de sus capacidades y con paciencia y mucho esfuerzo utiliza una ganzúa que había escondido en su casco. Es sorprendente observar todo el suspenso que contiene esta escena. Storm sabe que debe liberarse antes de que llegue el robot, y aunque ella utiliza todas sus fuerzas para mover la cabeza, al final comete un error y deja caer la ganzúa. Hay un ambiente claustrofóbico en estas páginas, y creo que como lectores podemos experimentar realmente el sufrimiento de Storm y la rabia y la impotencia de sus compañeros de equipo. “La cara de Storm es impasible mientras la niñera robótica se aleja… pero luego, pieza por pieza, la máscara se agrieta. Y por tercera vez desde que era una niña, Ororo llora”. Sin embargo, una vez más trata de liberarse, soportando el dolor, y usando toda su fuerza de voluntad, sobrepasando los límites de su cuerpo. Esta inolvidable secuencia está magníficamente dibujada por John Byrne y entintada por Terry Austin; ambos aumentan la intensidad del momento, y la agitación emocional experimentada por los héroes.

En “Enfrentamiento“, Byrne está a cargo de la portada por primera vez; y su ilustración es elegante, dramática y vibrante, superando lo que sus predecesores podrían haber logrado. En esta edición, Byrne también se convierte en el co-argumentista, lo que significa que su participación como escritor se convierte en un elemento muy valioso en esta y en futuras historias. Una vez que los X-Men se liberan, luchan contra Magneto. Esta vez Cyclops tiene un sólido plan y Jean Gray utiliza sus habilidades telepáticas para coordinar con los demás. La confrontación es brutal e incluso Magneto se sorprende por la ferocidad de los X-Men, pero durante la batalla la base secreta termina enterrada por toneladas de lava fundida. Magneto utiliza todos sus poderes mutantes para sobrevivir a la inundación de lava, en una escena en la que Claremont nos deja ver lo difícil que le resulta sobrevivir a la lava. Estos son seres sobrehumanos, enfrentados contra obstáculos imposibles, y al final, héroes y villanos por igual tienen que luchar, y sudar y experimentar el dolor en cada paso.

La portada de John Byrne para “Desolación” (The X-Men # 114, octubre de 1978) es, sin duda, una de las mejores portadas publicadas por Marvel (o DC). Los gestos e incluso el lenguaje corporal de Charles Xavier son el resultado de un profundo choque emocional. Este es el día en que los X-Men murieron. Un deprimido Xavier está flanqueado por una Jean Gray de luto y un entristecido Beast, y detrás de ellos, vemos las sombras de los X-Men. Usando el poder de Fébux, Jean Gray había logrado salvarse y rescatar a Beast. Pero después de estar a punto de morir de frío en la Antártida, llegan a la conclusión de que nadie más ha sobrevivido. La verdad, sin embargo, es que el resto de los X-Men se salvó una vez más gracias a Storm y sus poderes de manipulación del clima. Ahora, ellos atraviesan una vasta red de túneles y aterrizan justo en medio de la Tierra Salvaje. Y para ellos la primera preocupación es creer que Jean Gray y Beast murieron en la batalla. Aquí, el arte de Byrne es impresionante y hermoso, tiene una elegancia única, una energía y una vitalidad innegable; cada página merece ser admirada con atención.

[AMAZONPRODUCTS asin=”8490248672″]