Portada Texas CowboysAsí, con título de película de vaqueros de sesión continua y con aroma de película de sobremesa en sábado tarde es como nos presentan su última colaboración Lewis Trondheim (al guión) y Matthieu Bonhomme (al dibujo). Una serie pensada como homenaje al género western más clásico y folletinesco y que los autores realizaron a modo de suplemento gratuito para la revista Spirou durante 10 entregas. Cada entrega venía presentada con su portada a modo de número unitario e independiente, aunque las historias contadas en el interior estuvieran desde el principio pensadas como un todo.

En la edición española todas las historias están recopiladas en un tomo, pero se han preservado las portadas, motivo en sí mismas para la compra del álbum. En ellas, con un tono semirealista, Bonhomme hace un homenaje a los folletines de vaquero de época al más puro estilo Jerry Spring.

En el guión, Trondheim juega con los clichés del género partiendo de un reparto coral con el sheriff corrupto, el bandido de buen fondo, los ases en la manga, la femme fatale, etc.. en el que cada personaje parece tener su propio destino, pero a los que poco a poco, sin grandes efectos y de forma muy inteligente, Trondheim va haciendo convergir hacia el mismo punto. Si a esta trama unimos unos diálogos acertados y muy en el contexto de la historia, nada que objetar a la parte de guión del cómic. Todo lo contrario.

Pero donde yo encuentro el verdadero atractivo y plus para llevarme el tomo a casa es en la magnifica puesta en escena gráfica de Bonhomme. Cierto es que este dibujante es uno de mis autores de referencia y que su sola presencia en un obra merece toda la atención, pero su capacidad de síntesis y su ansia de experimentación hace que cada obra suya sea una fuente constante de alegrías comiqueras.

En Texas Cowboys opta por un estilo mucho más suelto y fresco que en obras anteriores, a medio camino entre su personal estilo y el homenaje a grandes del género como Jijé o el mismo Giraud, pero sin perder por el camino ni un ápice de su frescura y acierto narrativo. Algo totalmente necesario en este caso para llevar a buen puerto el guión de Trondheim, quien pese a proponer una historia lineal en su cronología, la adorna con cierto saltos temporales que le dan el picante necesario a una historia que de otra manera habríamos podido clasificar como previsible.

Texas Cowboys es un gran tebeo, sobre todo si el comprador sabe encontrar los pequeños detalles que guionista y dibujante nos ofrecen en su interior.

Gustará a los amantes del western, a los habituales seguidores de los autores y en general a todo aquel que quiera leer una entretenida historia de vaqueros.

[AMAZONPRODUCTS region=”es” asin=”846791484X”]