Smax de Alan Moore - 00Así que por fin leí SMAX, la miniserie que deriva de las páginas de Top Ten de Alan Moore. Estoy impaciente por escribir una reseña sobre Top Ten pero eso tendrá que esperar. Pero, a modo de introducción, recordemos que Top Ten se centra en el precinto diez y en varios oficiales de policía que deben lidiar con un planeta lleno de seres súper-poderosos, un mundo con alienígenas de extrañas habilidades, ciudadanos con armamento avanzado ultra tecnológico, criaturas mágicas e incluso unos cuántos panteones divinos. Desde luego, en este planeta, en esta ciudad, ser un policía es extremadamente complicado.

Los policías de Top Ten son un variado y rico elenco de personajes, con diferentes poderes y personalidades muy marcadas. Uno de los protagonistas es Jeff Smax, un extraterrestre alto, de piel azul, con súper fuerza, invulnerabilidad y un poder lumínico de proyección de energía. En el primer número de Top Ten su nueva compañera es Robyn, alias Toybox; ella es una chica normal pero cuenta con una caja repleta de robots miniaturizados en forma de juguetes que funcionan como un ejército ideal.

Quedé maravillado con Top Ten, y quizá pensé que algo que derivaba de esta colección no estaría al mismo nivel. Pero me alegra haberle dado una oportunidad a Smax, se trata de una miniserie brillante, que funciona precisamente porque es distinta a Top Ten: no hace falte haber leído ningún número antes para conectar con los personajes y entender lo que sucede.

smax-alan-moore-01Jeff Smax debe regresar a su planeta natal para asistir al funeral de su tío. Robyn, probablemente su única amiga en la Tierra, decide acompañarlo. Una de las cosas que más disfruté del enfoque artístico de Top Ten fue la cantidad de detalles y homenajes / referencias a cómics y películas, a veces escondidos y a veces a plena vista, en todas las viñetas, en todas las páginas. Aquí, el artista Zander Cannon se las arregla para lograr la misma proeza. Basta con un vistazo a la página inicial del primer capítulo: tenemos un clásico súper-héroe británico (creación de Mick Anglo), una obvia referencia a Matrix en una de las pantallas de anuncios (“¿por qué no tomé la pastilla azul?”, ideal para un anuncio de farmacia); Rorschach de Watchmen charlando con The Question de Steve Ditko (Charleston Comics / DC Comics) y mucho más (de hecho, ¿quién se anima a encontrar otras referencias en esta página?).

Smax se siente avergonzado de su planeta, al que describe como subdesarrollado y fuera de las rutas comerciales interestelares. Es un mundo de magia, lejos de los confines de la ciencia, en el que el transporte se consigue gracias a la hechicería o a míticas criaturas voladoras, un mundo habitado por gnomos, elfos, enanos, trols, ogros, hadas, animales que hablan, dragones, etc. Un mundo absolutamente encantador; y como sucedía con Top Ten, hay constantes referencias a la fantasía como género literario y a los cuentos de hadas. Una verdadera delicia metatextual en donde las categorías literarias y sus estructuras inamovibles (y clichés) son una metáfora de la propia necesidad de Smax de encajar en un rol dado, en una clasificación específica. Comprensible si tenemos en cuenta su condición como híbrido: es el hijo de un ogro y de una guerrera con poderes mágicos. Al igual que su hermana.
uncle’s funeral / funeral del tío

smax-alan-moore-04El folclore y las criaturas mágicas sorprenden a Robyn. Y cuando buscan un alojamiento apropiado se encuentran atrapados en una peculiar situación. Llegan a una taberna que funciona de acuerdo a las convenciones literarias de la narrativa infantil clásica; a Robyn le dan una cama con docenas de colchones apilados y debajo de uno de ellos, como si ella fuera la princesa del cuento, hay un guisante. A Smax le toca la típica mazmorra con instrumentos de tortura. No obstante, es la comida lo que los deja anonadados: una sirena, un unicornio, querubines, la gallina de los huevos de oro, los tres cerditos. Como mencioné antes, mientras más recuerden las historias que les contaban antes de ir a dormir, más podrán reírse con estas páginas.

Por otra parte, la evolución de los personajes es extraordinaria. El Smax serio y silencioso de Top Ten se convierte en alguien más comunicativo aunque inseguro y con mucha culpabilidad y Robyn no puede crear lo que él le revela, los secretos oscuros que confiesa…

La culpa, de acuerdo con Jacques Lacan puede verse disasociada del sujeto y del superego. La culpa nace cuando uno cede en su deseo. Ceder, en este caso, significa no cumplir con el deseo. Smax se siente culpable por la relación incestuosa con su hermana, pero sobre todo por haber fracasado miserablemente como verdugo de dragones.

Gene Ha es el genial artista de Top Ten, pero creo que Zander Cannon era el dibujante ideal para un proyecto tan extravagante y divertido como este. Con un estilo limpio, casi caricaturesco, Cannon evoca el horror y el humor, la luz y la oscuridad, la perenne dicotomía inherente a los cuentos para niños. Al mismo tiempo, llena sus páginas con detalles, insinuaciones y bromas que convierten a este mundo de fantasía en una realidad coherente.

Smax de Alan Moore - 00Smax El Bárbaro
Edición original: Smax the Barbarian Nº 1 a 5 USA
Guión: Alan Moore
Dibujo: Zander Cannon
Tinta: Richard Friend, Andréw Currie
Color: Wildstorm FX, Ben Dimagmaliw
Norma Editorial
Formato: Libro cartoné, 136 págs. a color.
Precio: 14€