Portada The Sandman Overture 5“Comienza, como empezamos todos, en la oscuridad. Hay dolor. El dolor no es importante, y lo ignoro. Hay soledad. La soledad puede destruirme”, explica el Señor de los sueños. Palabras proféticas, de hecho, teniendo especialmente en cuenta que, al ser uno de los Eternos, Sandman está por encima de los dioses, y ejerce su dominio sobre todos los sistemas planetarios y todas las galaxias. Pero a pesar de su poder ilimitado, él aun así se siente solo. Esa soledad puede llegar a aniquilarlo, pero ahora tiene asuntos más urgentes que atender.

El universo está muriendo. Y si todas las formas de vida llegaran a desaparecer, entonces el reino de los sueños dejaría de existir. Después de una ardua batalla, Morpheus queda atrapado en un agujero negro. Debilitado y desesperado, llama a su madre. Ella le ofrece el placer de una vida en el más allá, libre de responsabilidades, y sin la carga de ser un Eterno. Al final, sin embargo, es Destino que rescata a su hermano Sueño.

En “Sandman Overture”, Neil Gaiman combina poesía, pathos y las dudas internas del Señor de los sueños en una elegante y sofisticada narración que cautiva al lector. Su aliado y colaborador, J.H. Williams III es responsable de algunos de las más bellas y alucinantes ilustraciones que uno podría encontrar en un cómic. Sólo un vistazo rápido a la portada sería suficiente para entender lo que está pasando, en términos artísticos, en un título como “Sandman Overture”.

Hay mucho de experimentación formal y reestructuración gráfica en estas páginas. Como he señalado antes, el formato predominante aquí es la doble página, y cada una es importante y sorprendente en sí misma. La llegada de Sandman a los dominios de la noche eterna es retratada mediante una escena oscura y sombría, en la que el protagonista queda tan fácilmente envuelto por las sombras como iluminado por el tenue reflejo lunar.

La secuencia de guerra también es extraordinaria. J.H. Williams III da rienda suelta a toda su imaginación, mostrándonos la devastación en un mundo alienígena. El coloreado de Dave Stewart juega un papel fundamental aquí al añadir tensión dramática a un conjunto de imágenes ya de por sí impactantes. Hay otras páginas en las que el artista altera por completo la disposición clásica de las viñetas, abarcando formas geométricas que serían imposibles de encontrar en cualquier otro cómic.

Disfruté particularmente de las páginas del Libro de Destino, es un recurso gráfico muy ingenioso, que mejora la experiencia de la lectura. La última página es un ejemplo sobresaliente de una composición innovadora que desafía los parámetros geométricos clásicos. No hay una sola viñeta de forma cuadrada, en su lugar tenemos paneles triangulares y circulares que están perfectamente conectados entre sí. Si a eso le sumamos los impresionantes diseños de personajes y las líneas llamativas de J.H. Williams III, entonces el resultado es una página espectacular que deleita y asombra al lector.

[AMAZONPRODUCTS region=”es” asin=”8416475636″]