Portada de Punk Rock Jesus 1Siempre tenemos una opción: a veces elegimos al escritor; otras, al artista. Cuando compré el primer número de “Joe the Barbarian” lo hice solamente por dos poderosas razones: el escritor Grant Morrison y Vertigo. No sabía quién era el artista y no me importaba. No obstante, al mirar la primera página respiré con calma. No era una simple página de cómic, como las miles que suelo ver. Era algo más, algo mucho mejor que la producción habitual de Marvel y DC.

Mientras seguía leyendo, rápidamente olvidé los cómics de los meses anteriores. Era el arte. Me pareció único. Las páginas de Sean Murphy estaban vivas, eran tan jóvenes como el protagonista de la historia -un niño- tan vibrantes y dinámicas como los mejores trabajos de Eisner, tan inolvidable como los clásicos de Uderzo y Goscinny o Hergé. En pocos minutos, Sean Murphy había logrado lo que a otros artistas usualmente les toma años: se había convertido en uno de mis favoritos.

Esta vez seguí el mismo razonamiento. Vi “Vertigo” y “Sean Murphy” en la misma oración y ya no tenía dudas, tenía que comprar “Punk Rock Jesus”. Nunca había leído nada escrito por Sean, y honestamente no sabía qué esperar. A menudo, las historias escritas por artistas establecidos me han decepcionado. Pero cuando empecé a leer Punk Rock Jesus sentí de inmediato la intensidad de la historia y, así, me sentí nuevamente transportado. Hay algo muy refrescante y también muy inspirador en la nueva miniserie de Sean.

Las secuencias iniciales, como la breve calma antes de la tormenta, son el preámbulo a una escena violenta y devastadora. Luego, conforme la narrativa es desarrollada, entendemos el tipo de mundo en el que viven estos personajes. Es el futuro, pero no un futuro inverosímil ni improbable, sino uno muy cercano, incluso premonitorio. Un mundo en el que la codicia corporativa es incluso mayor que ahora, y eso ya nos dice bastante. Un mundo en el que la ignorancia y el oscurantismo aún coexisten con la razón y el pensamiento científico (tal como sucede en nuestro mundo actualmente). En este futuro, la “trivialización de la cultura” ha convertido al mundo en un terreno yermo y desolado, aunque nadie se ha dado de ello todavía. Pero tal vez es por eso que todos están tan pendientes del segundo advenimiento del más querido mesías de la humanidad. De hecho, una corporación ha tenido éxito en clonar a Jesús, ¿será esto una señal de salvación o el último presagio de la condena final?

En crepitante blanco y negro, Sean nos muestra toda su fortaleza como dibujante a lápiz y como entintador. He quedado asombrado al admirar cada uno de sus trazos. Hay algo mágico en la expresión facial de sus personajes, en su lenguaje corporal, algo inesperado y deliciosa en la forma en la que Sean distribuye sus viñetas y los movimientos del cuerpo. Todo lo que hace tiene gracia y encanto. En mi opinión, muchos dibujantes optan por un enfoque caricaturesco para ocultar sus propias limitaciones artísticas; por el contrario, cuando Sean elige lo caricaturesco lo convierte en una obra maestra. Extraordinario.

Punk Rock Jesus # 1
Guión y dibujo: Sean Murphy
DC Comics
32 páginas. Color
Precio: 2.99 dólares
A la venta en EEUU desde el 11 de julio de 2012