Detalle portada Pride and Joy

Portada Pride and Joy - 01“Nació y creció en Irlanda en un lugar llamado Castlemaine, era el único hijo de su padre, el orgullo y la alegría de su madre, y sus padres amaban mucho al salvaje niño colonial”, dice una canción muy conocida de The Clancy Brothers. Con la letra de esta canción en particular, el autor irlandés Garth Ennis abre el primer capítulo de la miniserie de 4 números Pride and Joy, publicada por Vertigo de julio a octubre de 1997.

Por lo general, para la mayoría de los padres, sus hijos son a menudo “orgullo y alegría”, y de eso se trata la canción. ¿Pero qué sucede cuando los hijos no se sienten orgullosos de sus padres? Desde el comienzo de la historia, hay un fuerte conflicto entre Jimmy Kavanaugh, un viudo que vive una vida simple, recordando constantemente el pasado, y Patrick Kavanaugh, su hijo que está a punto de mudarse a un estado diferente para ir a la universidad. Para Jimmy, el pasado siempre es glorioso y feliz, recuerda a su amada esposa y también a su padre, un héroe de la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, Patrick es un joven que desprecia la violencia y odia el concepto de guerra. Para él, no hay héroes de guerra. Patrick también es un muchacho tímido, constantemente ignorado por las chicas, y por eso sus amigos se burlan de él y dicen cosas como “puede que tú te sientas feliz masturbándote hasta quedarte dormido todas las noches”. Y luego está Rachel Kavanaugh, la hermana menor de Patrick. Rachel adora absolutamente a Jimmy y no puede entender por qué su hermano es tan hostil hacia su padre. Ennis es un escritor especializado en crear relaciones únicas y muy especiales entre personajes, y logra transmitir magníficamente la dinámica familiar.

Portada Pride and Joy - 02Es en este contexto que Stein reaparece. Stein era un peligroso gangster que Jimmy intentó matar hace muchos años. Ahora está de regreso y planea matar a Jimmy, su familia y todos sus amigos. Para quienes leyeron “Una historia de violencia” o vieron la adaptación cinematográfica dirigida por David Cronenberg y protagonizada por Viggo Mortensen, las similitudes serán más que evidentes. En ambos títulos tenemos a un hombre de familia, un tipo común que vive una existencia aburrida y sin pretensiones, que ha estado ocultando un horrible pasado secreto, en ambas historias los gangsters persiguen al protagonista, que debe luchar con uñas y dientes para defender a su familia.

En una entrevista para ComicBookResources, Ennis declaró que Pride and Joy “era algo que estaba ansioso por hacer en ese momento en gran medida porque Vertigo todavía estaba dominado por la fantasía gótica o las historias de superhéroes de la nueva ola. Pensé que sería bueno usar la libertad creativa del sello editorial para hacer algo relativamente nuevo en el mundo de los cómics en esa coyuntura”. Sin embargo, Pride and Joy no fue tan bien recibida por la crítica, y tal vez eso sucedió porque “Una historia de violencia” se publicó en abril de 1997 (3 meses antes que Pride and Joy) y me atrevería a decir que John Wagner, uno de los escritores británicos más prolíficos y creador de personajes tan populares como el Juez Dredd, logró que el público se identificara mejor con su protagonista.

Sin embargo, creo que una de las contribuciones más importantes de Ennis a esta historia es el conflicto entre padre e hijo, y la forma en que desarrolla este conflicto en circunstancias tan dramáticas, cuando la familia está huyendo, cuando están luchando por sus vidas. El dibujante, entintador, colorista y portadista es John Higgins, uno de los artistas británicos más talentosos que comenzó su carrera en 2000 AD. “Pride and Joy fue el primer cómic en el que trabajé que se sintió completo, como una novela de suspenso, visceral y violenta”, explicó Higgins, quien crea algunas escenas violentas e impactantes, y también presenta un estilo único para las portadas, combinando arte original pintado a mano con manipulación de fotos. Realmente disfruté leyendo Pride and Joy, y creo que el último capítulo es especialmente revelador.

Pride and Joy, de Garth Ennis y John Higgins