Neon Genesis Evangelion Vol. 8, de Yoshiyuki Sadamoto

Portada Neogenesis Evangelion vol.8La primera vez que vi Neon Genesis Evangelion, Shinji Ikari tenía 14 años… al igual que yo. Pero a diferencia de otros personajes ficticios, Shinji pensaba, actuaba y reaccionaba como un adolescente de verdad, más aún, de una forma que no podría haber anticipado, él estaba viviendo una versión alternativa de mi vida.

Las sorprendentes batallas entre colosos biomecánicos y gigantescos ángeles atraparon mi atención desde el comienzo, y no creo haberme detenido jamás a preguntar que más estaba sucediendo. O qué había estado sucediendo en un mundo que sobrevivió al apocalíptico segundo impacto.

Leer este volumen del manga es como hacer pausa en las emocionantes escenas que recuerdo del anime; es como tomar aliento y mirar esos rostros familiares con una nueva perspectiva. Desde luego, así es como me he sentido leyendo las etapas 49 a 56: «…Beso», «Dentro del corazón…», «Madre», «Flashback», «Un gigante hecho de luz», «El nacimiento de NERV», «Mensaje» y «Sobre celos». Aquí también va el asunto de la edad. Ahora tengo más años. Estoy a punto de cumplir 29, estoy a pocos días de distancia de ser tan viejo como Kaji y Misato. Mi vida ya no gira en torno al descubrimiento de la sexualidad sino más bien a la formalización de relaciones de largo plazo; la angustia adolescente ha sido reemplazada por el simple hastío del adulto. Por supuesto, ahora estoy más sintonizado con los dilemas experimentados por Kaji y Misato.

Página Neogenesis Evangelion vol.8 - 01Shinji ha estado ausente por un mes, sumergido en el Líquido de Conexión de Enlace (LCL en inglés), dentro de la cabina de la Unidad-01. Como un feto que ignora la existencia del mundo, el adolescente ha cercenado todas sus ataduras físicas a la realidad y está perdido dentro de su propia mente. Aquí el Eva funciona como una madre sustituta, sus maquinarias internas son el útero artificial y el LCL reemplaza el fluido amniótico. Por todo un mes, Shinji sueña y entra en contacto con su inconsciente. Allí encuentra la siempre presente figura de su madre: Yui Ikari, y aunque tiene la tentación de quedarse allí para siempre, nutrido y cobijado en el seno materno, eso causaría su muerte en el mundo real.

Hay una escena particular que me resulta fascinante. Shinji se despierta desnudo en el océano, cerca de la costa. En la playa, ve a sus padres y a una versión infantil de sí mismo. Su único deseo es caminar hacia ellos, en un obvio intento de regresión a una edad más tierna e inocente. Excepto que no puede. Sus piernas no lo obedecen, así que él se queda allí, en silencio, exhibiéndose, exhibiendo su cuerpo desnudo, demostrando con su desnudez y el desarrollo de sus órganos sexuales que ya no es el niño que solía ser, aunque tampoco es un adulto. Aún no. Y entonces, Yui ofrece una significativa interpelación: «¿Es que no te puedes mover? ¿O es que donde realmente quieres ir no es donde yo estoy?» Probablemente todo ser humano ha experimentado la misma duda existencial, ¿a dónde vamos? ¿Seguimos el camino cuidadosamente planeado para nosotros por nuestros padres? ¿O nos deshacemos de la noción de las tradiciones familiares y elegimos un destino diferente?

Página Neogenesis Evangelion vol.8 - 02Mientras tanto, todos extrañan a Shinji, incluso Asuka. Rei Ayanami también está preocupada por él. Hay una rara conexión entre Shinji y su Evangelion –imbuido de la esencia de su madre–, y Rei, cuyo vínculo con la madre de Shinji la coloca en una posición difícil: por un lado siente que es reemplazable, por otro, su cercanía con el comandante Gendo Ikari genera cierto tipo de complejo de Edipo desplazado o mal emplazado.

La exploración del pasado continúa. Apenas el sub-comandante Fuyutsuki es secuestrado, comienza el interrogatorio. Sin recibir agua ni comida durante 30 horas, el anónimo alto consejo de SEELE –una organización súper-secreta con un nombre que significa ‘alma’ en alemán– le pregunta cómo GEHIRN (cerebro) se convirtió en NERV, cómo fue construido el geo-frente, cuál es el rol de Gendo Ikari y por qué se casó con Yui (los rumores afirman que se casó con ella por dos razones: por su labor científica y para ganar acceso a SEELE, la única organización con el dinero suficiente para financiar NERV).

Finalmente Ryoji Kaji, el hombre responsable por el secuestro de Fuyutsuki, rescata al sub-comandante, aunque al hacerlo su vida peligra. Acorralado en uno de los edificios más grandes de Tokyo 3, Kaji es herido. Continúa huyendo, hasta que no puede más. Con la arrogancia que lo caracteriza, grita al enemigo. Apunta mejor la próxima vez, sugiere. Y, de hecho, la siguiente bala le destroza la cavidad pectoral. Muere en segundos, pero no sin antes imaginar la presencia de todos los chicos que él, involuntariamente, sentenció a muerte cuando era un adolescente. La muerte de Kaji causará graves repercusiones en Katsuragi e incluso en Asuka.

Hay una escena muy conmovedora entre Rei y Shinji, cuando él despierta por fin. Por semanas, Shinji ha estado en un útero, en un limbo desprovisto de contacto humano. Ayanami, por otro lado, ha estado en el mundo real, pero sin ese tan necesario contacto humano. Ella le dice a Shinji lo mucho que significó que él la tocara, algo que sólo pasó cuatro veces: la primera, cuando una malherida Ayanami era llevada a la enfermería, justo antes de la primera vez que Shinji piloteara la Unidad-01; la segunda, cuando el chico accidentalmente tropieza y cae encima de una Rei desnuda; la tercera, enfundados en sus trajes, luego de una batalla con un ángel; la cuarta, cuando Shinji lava la mano de Rei tras un incidente de cocina.

Una de las razones por las que me encanta «Neon Genesis Evangelion» es porque me puedo identificar con todos los personajes. Seguramente, Shinji es el que más me recuerda mis años de adolescencia. Pero en algún momento de mi vida también he estado tan triste y solitario como Rei, contando con desesperación el número de veces que sido tocado por otro ser humano. Y ahora, por ejemplo, me siento como Ryoji Kaji. Me veo despreocupado, arrogante, demasiado orgulloso de mí mismo, pero yo también tengo secretos oscuros; al igual que Kaji, he tomado algunas decisiones realmente desastrosas cuando tenía 15 o 16 años, y he sentido como él, tal vez demasiadas veces, que no merecía ser feliz.


Neon Genesis Evangelion Vol. 1, de Yoshiyuki Sadamoto
Neon Genesis Evangelion Vol. 2, de Yoshiyuki Sadamoto
Neon Genesis Evangelion Vol. 3, de Yoshiyuki Sadamoto
Neon Genesis Evangelion Vol. 4, de Yoshiyuki Sadamoto
Neon Genesis Evangelion Vol. 5, de Yoshiyuki Sadamoto
Neon Genesis Evangelion Vol. 6, de Yoshiyuki Sadamoto
Neon Genesis Evangelion Vol. 7, de Yoshiyuki Sadamoto