Página Neon Genesis Evangelion vol.5 - 01Al haber leído cómics de súper-héroes buena parte de mi vida, me di cuenta muy pronto que hay una intersección entre ellos y nosotros, por breve que sea, en algún punto de nuestras vidas. Cuando yo tenía 13 años me sentía cercano a Bart Allen (Impulse) quien también tenía 13, pero luego yo crecí y él siguió teniendo la misma edad. Cuando yo tenía 15 y luego 16, mantenía algunos puntos en común con Robin (Tim Drake) y Superboy, pero seguí creciendo y ellos no. Los personajes establecidos están congelados en un limbo eterno en el que nadie envejece. El tiempo no los afecta ni los hiere. Pronto seré más viejo que Bruce Wayne o Clark Kent, y entenderé por qué algunos escritores odian la idea de escribir sobre gente que siempre se mantiene joven.

No obstante, cuando vi Neon Genesis Evangelion, pasó algo diferente. Cuando tenía 14 sentía que estaba creciendo simultáneamente con Shinji Ikari. Él nunca se quedó congelado en el tiempo. Él era como yo, un chiquillo buscando su lugar en el mundo. En vez de una intersección momentánea, había una confluencia vital entre nosotros. Suena bastante extraño, ¿no es así? Pero confiad en mí, hay cosas más extrañas en este quinto volumen, que incluye las etapas 27 a la 33: “La fiesta”, “Sigue de regreso entre tu herida”, “Centópata”, “Agarra el Choque-G”, “Apagón en NERV”, “El abismo de la verdad” y “Acuario”.

Página Neon Genesis Evangelion vol.5 - 02Creo que tenía 14 o 15 la primera vez que me emborraché, y quiero decir borrachera en serio. Aunque odiaba bailar, me encantaban las fiestas, sobre todo –o tal vez exclusivamente– por el alcohol gratis. Y era muy divertido, casi podía escapar de mi caparazón por un momento, casi podía dejar que otros se acercaran a mí. Sin duda, mi primera fiesta fue muy diferente a la de Shinji, que es más una celebración espontánea después que Misato es ascendida de capitana a mayor, y después que Asuka decide mudarse con ellos. Shinji se divierte tanto con sus amigos –Toji Suzuhara, Kensuke Aida, Asuka, Misato y Ryoji Kaji– como yo con los míos en ese entonces: “Esa noche fue la primera vez en mi vida que estuve en una fiesta de verdad… con amigos de verdad. No sabía que podía sentirme tan bien. Pero no podía evitar pensar, en un rincón de mi mente, que algo tan divertido no podía durar mucho”. De nuevo, sentí como si mis pensamientos saliesen de la boca de Shinji.

Después de un momento de regocijo viene una eternidad de lamento. O casi. Hay un brutal encuentro entre Gendo Ikari y Shinji. Su frío padre actúa en una forma que se asemeja al odio, pero en realidad es sólo la más sincera indiferencia. Le pide a Shinji que nunca más lo vuelva a buscar. Para el muchacho, esto es casi como perder un padre, como quedar huérfano… pero ya estaba acostumbrado a no tener padres. Lo más doloroso es que Gendo Ikari sigue siendo el comandante de NERV, y le seguirá dando órdenes a Shinji y a los otros pilotos de los Evangelion.

Evidentemente, esta situación hace que Shinji se deprima. Y eso casi le cuesta la vida a él y a todos los ciudadanos de Tokio 3 cuando casi falla al atrapar a un ángel que cae –Sahaquiel– el impacto de su gigantesco cuerpo habría significado la completa aniquilación de Japón. Ayudado por Asuka y Rei, la amenaza es eliminada. Con las justas. Inmediatamente después, NERV es saboteado y un apagón pone a todos al borde de la destrucción. Por fortuna logran restaurar la energía, y por suerte ningún ángel ataque durante este momento de vulnerabilidad. Después del ataque de 5 mortales ángeles, NERV había permanecido incólume, pero bastó la mano de un humano para crear la posibilidad real de una catástrofe. ¿Y no es eso terriblemente humano? ¿Sobrevivir contra oponentes imposibles solamente para destruirnos a nosotros mismos?

Las sospechas pronto caen sobre Ryoji Kaji, quien podría ser un doble agente trabajando para el ministerio del interior de Japón. Pero es también Kaji quien lleva a Misato y a Shinji a Dogma Central, en lo más profundo de NERV, y les muestra a Adán, el primer ángel: una criatura abominable de gigantescas proporciones que yace clavada a una cruz. El material genético de Adán fue usado para crear los Eva, y esto se había mantenido en secreto. Es también gracias a Kaji que Shinji es capaz de recuperar una memoria suprimida de su infancia: un oscuro secreto que involucraba a su padre y a su fallecida madre.

Neon Genesis Evangelion Vol. 1, de Yoshiyuki Sadamoto
Neon Genesis Evangelion Vol. 2, de Yoshiyuki Sadamoto
Neon Genesis Evangelion Vol. 3, de Yoshiyuki Sadamoto
Neon Genesis Evangelion Vol. 4, de Yoshiyuki Sadamoto