Muraqqa 1, de Emilio Ruiz y Ana Miralles

Muraqqa de Ana MirallesLa India, en un tiempo lejano, en una pradera, en medio de las fieras, una mujer desnuda “vestida por el cielo” busca la inspiración. Priti, debido a su don para la pintura, es enviada al gineceo de la Reina dónde deberá iluminar un manuscrito, un muraqqa a la gloria del Emperador Mongol….

A excepción de Waluk, Ana Miralles es conocida esencialmente por su serie «Djinn», donde una joven mujer nos lleva a descubrir el curso de los ciclos de los harenes de África y de Oriente, mostrándonos en cada página mujeres desnudas más bellas y más exóticas que en la página anterior. Sin duda, una de las especialidades de J. Dufaux en estos último años.

A decir verdad, «Muraqqa» parece seguir la misma dirección y siendo honesto tras la lectura, hubiera seguido la misma tendencia de definir esta nueva serie como una simple extensión de la otra, al menos en su guión. Ciertos rumores apuntan, incluso, a que Dargaud rechazó el proyecto porque no se diferenciaba lo suficiente con «Djinn«, siendo aceptado finalmente -a pesar de las similitudes- por la editorial 12 Bis. Visto el éxito de «Djinn«, la fuente de recursos y finalmente el álbum, me creo el rumor, todo es posible….

Pero Emilio Ruiz no es Jean Dufaux y su guión, al final, hace que brille por su ausencia. Es cierto que se trata de un tomo introductorio que no tiene por objetivo más que encuadrar y dar a conocer la intriga, pero todo ello lo hace con tal falta de ritmo y de interés que llega a ser casi soporífero.

Desde su llegada, sus páginas visitan los lugares de Priti con el objetivo de descubrirnos la belleza del harem, su arquitectura, sus colores… Es muy bonito pero ese pasaje es demasiado largo y llega a ser rápidamente desagradable. La admiración pasa rápidamente a ser sustituida por una sensación de aburrimiento o de irritación que nos nos abandona hasta el final del álbum.

El éxito de Djinn se debe principalmente al dibujo de Ana Miralles, sus mujeres desnudas, sus colores y su encuadre de los dulces perfumes de oriente. Se tiene la impresión que en este caso los autores no se han molestado en buscar el mínimo guión para justificarse ante la reutilización exacta de la misma receta bajo otro nombre. Un harem en India, ¿que mejor pretexto para mostrar Oriente y mujeres desnudas?. Sin embargo esto no es suficiente para hacer un buen cómic, tal y como demuestra la calidad relativa de Djinn. A todo esto se añade una irritable impresión de déjà-vu, de ausencia de sorpresas, de cierta mediocridad.. Algunos podrán alabar las mujeres desnudas o más abiertamente el dibujo de A. Miralles, personalmente yo la prefiero en Waluk!.

Autor: C…

Muraqqa de Ana Miralles - 01 Muraqqa de Ana Miralles - 02

[AMAZONPRODUCTS region=»es» asin=»2356483608″]