Portada Mudman 1El mes pasado decidí comentar “St. Swithin’s Day” de Grant Morrison, una fuerte alegoría sobre la era de Thatcher ilustrada por Paul Grist. Paul no sólo es un artista inimitable, sino también un escritor por derecho propio. “Mudman” es su incursión en el mundo de los cómics de súper-héroes pero, desde luego, como esta colección es de Paul, ya imaginarán que aquí no verán a los típicos justicieros enmascarados.

El protagonista de “Mudman” es Owen Craig, un adolescente torpe que está furioso ante la perspectiva del fin de las vacaciones y el inicio de clases. Luego de algunas bromas juveniles en una casa abandonada, algo extraño le sucede a Owen, o más bien, a su cuerpo.

Al día siguiente todo es como siempre… excepto que el contacto con el agua convierte la piel de Owen en lodo. ¿O es solamente su imaginación? La rutina diaria continúa, incluyendo algunos chistes sobre masturbación cortesía del padre de Owen: “Chicos adolescentes, ¿eh? ¡Eres peor que Emily! No entiendo cómo te las arreglas para pasar tanto tiempo en el baño… y aún así tener lodo detrás de tus orejas”.

El primer día de colegio es tan malo como se pueden imaginar, pero Owen parece estar muy preocupado por regresar a la casa abandonada para averiguar qué fue lo que le sucedió. Se siente extraño, y empieza a temer que algunos de los cambios que ocurren en su cuerpo tal vez no sean productos de su imaginación.

No tengo intenciones de arruinar las sorpresas de este divertido y simpático primer número, basta con decir que termina con un ‘continuará’ de los que ya casi no se usan. Y es que la obsesión de los escritores actuales es completar arcos argumentales de 6 ejemplares que sean recopilados rápidamente en un tomo de tapa dura (o blanda), muchos guionistas famosos parecen haber olvidado que cualquier número puede ser el primer número de alguien. Si de casualidad compras un cómic y no sientes que te sumerges en un nuevo mundo ni te interesan los personajes, entonces lo más probable es que no regreses. Es decir, la industria del cómic acaba de perder un nuevo cliente, y como ahora todos escriben historias de 6 números, es muy difícil que un nuevo lector se sienta interesado por este títulos que llevan el letrerito de “parte 1 de 6” en alguna esquina de la portada.

“Pero no estoy ‘escribiendo para el tomo recopilatorio’, estoy escribiendo para el cómic. El número suelto”, afirma Paul en su introducción. Y no podría aplaudirlo más por esa decisión. Felicitaciones Paul, por no seguir la moda y por darnos un título único y prometedor. Recomiendo “Mudman” a todos los que estén deseosos de probar algo nuevo y en especial para aquellos que no profesan el raro dogma de ‘esperar por el tomo recopilatorio’.

[AMAZONPRODUCTS region=”es” asin=”8415225644″]