Home » Críticas de cómics » Monstress, de Marjorie Liu y Sana Takeda

Monstress, de Marjorie Liu y Sana Takeda

Portada MonstressNo es habitual que tras una lectura el adjetivo que me venga a la mente para definir la obra leída sea el de “especial“. Pero con Monstress, creo que esta es la palabra perfecta para definir lo que vamos a leer.

Podríamos meter un montón de etiquetas en el saco y todas ellas serían reconocibles en la lectura; steam-punk, fantasía, manga, distopía, ciencia ficción. magia, folclore…

Una historia que podría gustar por igual a un fan de Saga, Berserk o Sandman. Ahí es nada.

Al principio, en las primeras páginas, la trama se nos presenta como una arquetípica historia de fantasía, sección magia, barra el elegido lo cambiará todo. Pero a poco que le demos una oportunidad, claramente vamos a ver como esta previsible trama se va alejando de los caminos conocidos dando un giro hacia lo oscuro y bizarro (¿alguien dijo algo de una heroína caníbal?) y engrasando el relato con grandes dosis de acción, violencia y sangre.

Un cómic lleno de grandes personajes, tanto los protagonistas como los secundarios, con un universo que supura imaginación por los cuatro costados, increíblemente ilustrado por Sana Takeda y que en una lectura más profunda deja entrever mucho más que una simple historia de fantasía.

Recomendable para todos aquellos que estén cansados de leer una y otra vez la misma historia. Te gustará si cuando empezaste a leer Saga sentiste un soplo de aire fresco en la cara. ¡Cómo! ¡Que no estás leyendo Saga!

No es habitual que tras una lectura el adjetivo que me venga a la mente para definir la obra leída sea el de "especial". Pero con Monstress, creo que esta es la palabra perfecta para definir lo que vamos a leer. Podríamos meter un montón de etiquetas en el saco…

Opinión

Muy bueno

Una lectura más profunda deja entrever mucho más que una simple historia de fantasía.

User Rating: Be the first one !

Acerca de BD_Vigo

No te pierdas

El Octavo Día, de Daniel Torres

Dios no vió nada y dijo “Haya luz”; y entonces vió que cuanto le rodeaba ...