Portada Miss EndicottEs tal el encasillamiento que he tenido siempre en el cómic americano que cuando voy por la calle la gente me saluda diciéndome “Adiós encasillao”, a lo que yo muy educadamente les respondo “Hey chaval, hasta luego”. Y sí, lo reconozco coñe, hasta no hace mucho todo lo que no fuera cómic americano me lo pasaba por el soberano ojete, hasta que un día cayó en mis manitas este tomo del catálogo BD de la editorial Planeta, que salió a la venta hace unos años. Como ya sabéis, se trataba de tomos que recogían material europeo en un formato más cómodo de leer, mucho más manejables y bien encuadernados.

Pues bien, gracias al catálogo BD de esa editorial empecé a hacer mis pinitos en el cómic europeo, pues he de reconocer que ofrecía argumentos y géneros que difieren un tanto a los que estoy acostumbrado a leer. Y explico todo esta aburrida movida a modo de introducción (que supongo que os la sudará un poco), para contar cómo conocí este curioso cómic, que por cuya portada muchos pensaréis que vaya puta paranoia que voy a reseñar hoy…

Página Miss Endicott - 01Pues bien, para todos aquellos que tengan esos prejuicios que tenía yo antaño hacia el cómic europeo y la portada a priori les sugiera una historia con “sabor a mariconada” les diré que su argumento nos pone en el pellejo de Prudence Endicott, quien cuando vuelve a Londres después de un largo viaje decide continuar el trabajo que hacía su madre antes de morir: ser la conciliadora de la ciudad. Mientras que de día se dedica a labores un tanto hogareñas de aquella época, de noche se transforma en una especie justiciera que soluciona los problemas de los pobres. Después de solucionar un simple problema entre vecinos descubre el mundo de los Olvidados, el pequeño pueblo que vive debajo de la ciudad. Los Olvidados están cerca de la revuelta y la nueva conciliadora tendrá mucho trabajo para evitar la guerra que se prepara.

Ciertamente se trata de un comic muy entretenido de leer, en el que los personajes secundarios y las subtramas se integran perfectamente en el argumento y consiguen que tengamos la sensación de haber leído una historia con un ritmo vibrante en la que no dejan de pasar cosas. Tal y como se puede observar en ese peculiar argumento, se mezclan algunos tópicos de las historias de superhéroes (la protagonista tiene una personalidad secreta, el mayordomo que conoce el secreto, etc…), todo ello ambientado en una Inglaterra victoriana en la que se desarrolla una historia muy divertida, con un punto de acción, toques de suspense y una inquietante pizquita de fantasía.

Página Miss Endicott - 02 Página Miss Endicott - 03

Mención especial para el dibujo tan detallista del que hace gala la obra, con personajes muy expresivos (muchos de ellos tienen las caras con algún tipo de deformación, con el objetivo de que nuestro subconsciente lo asocie al imaginario que nos han dejado las películas de esa época, como por ejemplo Oliver Twist). Y cabe destacar también esos escenarios típicos de por aquel entonces, con esas calles estrechas e irregulares, cielos grises, bares llenos de gente borracha y humo de tabaco por todas partes…

En definitiva, Miss Endicott es un tomo muy recomendable para esas aburridas tardes veraniegas del fin de semana. Se trata de una de esas lecturas frescas y originales, apta para todo tipo de público. Así que si al igual que yo (hace un tiempo) tienes ciertos prejuicios hacia el cómic europeo, déjalos de lado por un momento y adéntrate en la lectura de este cómic, porque seguro que no lo vas a pasar nada mal…

> Otra reseña de Miss Endicott, por iAzul

Miss Endicott
Guión: Jean-Christophe Derrien
Dibujo y tinta: Xavier Fourquemin
Edición original: Miss Endicott Nº 1 y 2 FRA
Fecha de edición: septiembre de 2008
Formato: Libro cartoné, 160 pags.
Editorial Planeta.