Portada Punisher Max: KingpinVolvemos a encontrarnos con el Punisher de la línea MAX, esta vez con un equipo creativo, en principio fijo, y que tiene a Jason Aaron de guionista y a un viejo conocido del personaje, Steve Dillon como dibujante. Le tenía un poco de miedo a este tomo, Aaron me consta que es un buen guionista, me ha encantado lo que ha hecho en Scalped y algo menos lo que ha hecho en Lobezno pero aun así es un guionista interesante y me preguntaba si sería capaz de seguir la estela dejada por Ennis. La respuesta es sí, aunque con matices…

En esta nueva etapa vamos a conocer la versión MAX de otros personajes ya vistos en los cómics Marvel “tradicionales”, como por ejemplo, a Kingpin y a Bullseye aunque juran y perjuran que serán diferentes a la versión que conocemos de toda la vida haciéndolos más “humanos” y peligrosos, y menos “supervillanos”. En el tomo que nos ocupa podemos ver la versión que de Kingpin hacen y, tengo que admitir, que es magnífica!.

Punisher sigue con su particular guerra contra las bandas del crimen organizado que siguen operando en la ciudad. Las familias ya están hasta los putos huevos de Punisher, el cual, un día sí y otro también, no para de darles por el culo. Hartos de la situación deciden aceptar el plan de uno de los jefes por el cual crearán un jefe supremo que dirija todas las familias y que sirva de pantalla de humo. Así, mientras Punisher se dedica a buscar a ese “Kingpin”, ellos podrán seguir con sus negocios. Para ello le encomiendan el trabajo a un tipo que trabaja de guardaespaldas para ese jefe y que tiene una sangre fría acorde con su fuerza y mala hostia, su nombre es Wilsón Fisk y se encargará de crear a ese tal Kingpin con abundantes fondos de las familias Por supuesto, todo ha sido idea del tal Fisk que ha logrado convencer a su jefe de que el plan es infalible, aunque Fisk no le ha contado la segunda parte de su plan…

Página de Punisher MAX KingpinPero por si el plan del señuelo falla, los mafiosos tienen un plan de emergencia: volver a contratar a un asesino profesional que dejo el oficio y se metió a vivir a una secta tipo “Amish” por amor a su mujer. Cuando ella enferma y parece que va a morir, decide aceptar el encargo de matar a Punisher para pagar los mejores cuidados médicos que le permitan salvar a su mujer. Pero el tipo tiene la cabeza lavada por la secta y desprecia las armas de fuego, así que matará a Punisher sólo con cosas que tenga en la granja como un martillo. La pelea entre Punisher y ese asesino es de los más heavy que se puede ver, llegando el asesino “Amish” a hacer huir a un Punisher muy malherido con el rabo entre las piernas y francamente acojonado. Al lado de este tipo Barracuda era una girl scout…

No está mal este tomo, sigue la línea de los de Ennis y continua sus historias metiendo a antiguos personajes ya vistos en anteriores tomos. Es tremendamente violento, a veces creo que demasiado (parece mentira que yo escriba esto). En algunas ocasiones parece que esos momentos violentos están puestos ahí por Aaron como queriendo decir… este cómic sigue siendo la hostia eh? no solo Ennis escribe burradas!!!. Creo que a veces esas escenas no vienen a cuento pero lo cierto es que molan de todas formas. La historia de Wilson Fisk y de cómo llego a ser quien es, es sencillamente cojonuda, ahí es donde Aaron da el do de pecho. En cuanto al dibujo ya tengo más reservas. Me gusta el Punisher de Dillon, es un dibujante bastante limitado pero en los primeros números de Punisher Marvel Knights me gustaba mucho, pero aquí se le ve desganado, sus dibujos son casi de cumplir el expediente y necesita un entintador!. Un Jimmy Palmiotti como en los números que comentaba antes. Si éste cómic lo hubiese dibujado Parlov hubiese sido la hostia!!.

En definitiva un buen cómic de nuestro Punisher más cañero. Aaron nos deja buenas sensaciones y, pese a mis dudas iniciales, la incorporación de este Kingpin en los cómics MAX ha estado muy bien. Ahora solo falta que, o bien Dillon se ponga las pilas en el dibujo o que vuelvan Parlov, Braithwaite, Leandro Fernandez, etc…

Lo mejor: la ensalada de hostias entre Punisher y el asesino “Amish” y la historia de la escalada de Wilson Fisk “Kingpin” al poder, sencillamente acojonante!
Lo peor: Aunque me joda admitirlo el dibujo de Dillon, aprobado raspadito, pero muy raspadito…

> Otra crítica de MAX Punisher 01: Kingpin, de Jason Aaron y Steve Dillon, por Sr.Grifter

Portada Punisher Max: KingpinMAX Punisher nº 01: Kingpin (Marvel MAX – Col. 100%)
Edición original: PunisherMax 1-5 USA
Fecha de edición: mayo de 2011
Guión: Jason Aaron
Dibujo: Steve Dillon
Formato: Libro rústica, 120 págs. color.
Precio: 11 euros
Comprar MAX Punisher nº 01: Kingpin en Comicalia