Portada Capitán America 1 - Romita JrRemender también ha sido el elegido para guionizar el lanzamiento de una nueva colección de Vengadores: Uncanny Avengers. Sin embargo la mayor dificultad la tenía en este nuevo relanzamiento del Centinela de la Libertad, ya que con la marcha de Ed Brubaker acababa una de las etapas más laureadas del personaje. Remender ha elegido un camino completamente diferente. Un cambio de estilo que en sus propias palabras intenta ser un recuerdo y homenaje a la segunda estancia de Jack Kirby en Marvel, cuando llenó las aventuras de Steve Rogers de acción desenfrenada y conceptos en el límite de la ciencia-ficción y la fantasía. El propio Brubaker, en sus últimos guiones, recurrió a creaciones de El Rey como la bomba loca.

Pero Remender es más atrevido y coloca a Steve Rogers en una situación en la que nunca se había encontrado antes, logrando una desubicación del personaje total. Para plasmar sus ideas sobre el papel Marvel confió en uno de los fijos de la editorial, John Romita Jr. que aunque no se encuentra en su mejor momento no deja de faltarle trabajo en primera línea. Además su estilo deudor de Kirby parecía el más adecuado para una historia donde el Capi es secuestrado por Arnim Zola y llevado a la Dimensión Z. En los primeros cuatro números de la colección –el primero se publicó en enero de 2013- el Capi deberá de sobrevivir en un mundo hostil repleto de las más diferentes y mortales criaturas, incapaz de encontrar la salida a su mundo, atrapado entre una tribu indígena que le acoge y las fuerzas de mutados de Zola, que quieren exterminar todo a su paso. Y además criando a su propio hijo. Remender traza paralelismos entre los recuerdos del joven Rogers en la Gran Depresión norteamericana, lo que nos vale para conocer un poco más de su difícil pasado y sus vivencias actuales con el joven Ian. El guionista usa los cuadros de texto para mostrarnos los pensamientos íntimos del héroe, recordando en algunos momentos a Frank Miller, cuando Rogers entra en modo soldado y se concentra en sobrevivir y en nada más. También se presenta un nuevo personaje, al que Remender piensa seguir dedicando páginas: Negro Azabache, la hija de Zola.

En sus comienzos Romita se encuentra a un nivel más que aceptable, cómodo con las secuencias de acción –la inaugural, con el nuevo villano Cráneo Verde y el B-52 está muy lograda-, sin problemas a la hora de representar el Lower East Side de Manhattan en los años treinta del siglo pasado y desatado en el mundo paralelo al que es enviado el Capitán América, con una enorme cantidad de criaturas deformes que dibujar. Hay algunas páginas muy conseguidas en estos primeros cuatro números y alguna que otra ilustración sorprendente. Cuenta con la ayuda de Klaus Janson, como suele ser habitual y la del colorista Dean White, imprescindible para el acabado de su dibujo –así se completaba el equipo que realizó Kick-Ass-. Pero si hay un pero que se le puede poner a esta saga inaugural de la colección, es que es demasiado larga. En estos cuatro primeros episodios el guionista ha usado unas elipsis enormes, de modo que Rogers lleva preso más de doce años. A partir de entonces todo se enmaraña en una lucha entre el Capitán América y Zola, que una vez ha recuperado a sus vástagos, decide comenzar la invasión de la Tierra. Al tiempo que las páginas se llenan de enfrentamientos uno detrás de otro, Romita empieza a flojear a ojos vista, recordando a su mediocre trabajo en Los Vengadores de Bendis. Las proporciones dejan de importar, los acabados son muy pobres y las secuencias son enmarañadas y confusas, con Janson haciendo horas extras con total seguridad. Un ejemplo claro sería el escudo del Capi y su tamaño, que cambia según el antojo del dibujante, pero es especialmente sangrante cuando ilustra a Negro Azabache. Concebida en un principio como la Big Barda de Kirby, su ligero atuendo a veces nos deja apreciar unas formas redondeadas y exuberantes y otras veces una estilizada figura. Eso no quita que Romita todavía sea capaz de entregar alguna que otra ilustración o página espectacular, pero a un dibujante de su talla y fama hay que exigirle mucho más, sobre todo cierta regularidad.

Remender ha sido una agradable sorpresa en esta saga. Los flashbacks del comienzo han sido sustituidos por los recuerdos de Rogers con su hijo Ian y si hay algo que consigue con creces es transmitir la desesperación del Capi, que se encuentra herido física y psicológicamente, obsesionado por salvar a su hijo –sorprende su crueldad a la hora de acabar con los mutados- y en un más difícil todavía donde cada final de número supone un punto de inflexión en la historia. En los últimos episodios nos despedimos hasta el mes siguiente con al menos cuatro muertes diferentes y Arnim Zola se gana por derecho un puesto de honor entre los villanos más sádicos del Universo Marvel. Al igual que Mark Waid en Daredevil o Indestructible Hulk, el guionista ha conseguido romper con lo anterior y llevar a su personaje en una dirección diferente. Queda por ver cómo se desarrollará en el ambiente que todos conocemos, con las pérdidas que tiene que asumir y con los lápices de Carlos Pacheco como mejor compañía, su primer encargo de importancia en Marvel Now! tras dibujar los eventos que transcurrían en el pasado en la miniserie La Era de Ultrón.

Portada Capitán America 1 - Romita JrCapitán América Vol. 8 n. 26. Marvel Now!
Edición original: Captain America v7, 1 USA
Fecha de edición: marzo de 2013
Guión: Rick Remender
Dibujo: John Romita Jr.
Formato: Comic-book, 32 págs. color.
Precio: 2,5 euros
Comprar Capitán América Vol. 8 n. 26. Marvel Now! en Comicalia