Portada Avengers vs Lethal Legion - 01Algunos de los mejores villanos de Marvel tienen una elegancia única y una actitud verdaderamente majestuosa. Algunos son incluso reyes o gobernantes de naciones, como el Dr. Doom; otros son respetados debido a su liderazgo y visión, como Magneto. Tal vez el atractivo de tales personajes es su desprecio por el proceso democrático. Ellos saben que tienen razón, tienen una misión clara y tienen suficiente poder y recursos para ganar la batalla.

Etimológicamente, el término villano deriva de villa, y por lo tanto el significado original de villano es campesino; Exactamente lo contrario de un hombre noble. Así que un supervillano como el Conde Nefaria es prácticamente un oxímoron: un enemigo (villano) que proviene de una de las familias reales más privilegiadas de Europa. Pero Luchino Nefaria es un personaje fascinante precisamente por esa fuerte contradicción. Representante de la aristocracia italiana, Nefaria comparte algunas similitudes con el príncipe de “Il Gattopardo”; en esa novela nostálgica, Giuseppe Tomasi di Lampedusa recrea el fin de una era, el declive de la realeza y la ascensión de nuevas clases sociales.

He sido un gran fan del Conde Nefaria durante años. Esta figura trágica representa el fin de la realeza y la frustración de aquellos que alguna vez tuvieron poder y ahora lo han perdido. Por otra parte, la situación empobrecida de Nefaria es aún más dramática si consideramos que tiene un título de nobleza, un documento que se vuelve cada vez más inútil en el mundo de hoy. El conde Nefaria es un hombre que debe dinero a sus antiguos colegas, y esas deudas son el resultado de sus planes fracasados para prevalecer contra la superpotencia de la democracia (a saber, los superhéroes de América).

El Conde Nefaria reúne a la Legión Letal (Living Laser, el primer Power Man y Whirlwind), y los persuade para que roben bancos y así poder financiar sus proyectos. Estos 3 malvados villanos se burlan de Nefaria al ver su vieja mansión polvorienta y prácticamente abandonada. De hecho, el noble ya no puede permitirse un mayordomo, ni siquiera un chofer (se queja explícitamente de eso mientras se ve obligado a conducir su propio Rolls Royce).

Portada Avengers vs Lethal Legion - 02Por suerte para Nefaria, todos sus esfuerzos parecen rendir frutos en “Hammer of Vengeance!” (The Avengers # 165, noviembre de 1977). El proyecto N es exitoso y, repentinamente, el Conde Nefaria gana poder ilimitado. Y entonces ataca a Beast, Black Panther, Captain America, Scarlet Witch, Wasp, Wonder Man y a Yellowjacket, derrotándolos con facilidad. John Byrne ilustra magníficamente las secuencias de lucha entre los héroes más poderosos de la Tierra y el conde italiano.

Sin lugar a dudas, mi escena favorita tiene lugar cuando Nefaria derrota a Whizzer. El viejo héroe, sin embargo, le da una advertencia fulminante: “¿Qué edad tienes, Nefaria? ¿50? ¿Más? ¡Ya has perdido tu juventud! Has adquirido tu fuerza justo a tiempo para verla marchitarse mientras los años se siguen acumulando”. De la misma manera que la aristocracia está en su agonía, el Conde Nefaria no tendrá la oportunidad de disfrutar de sus poderes por mucho tiempo. Sorprendido por este descubrimiento, Nefaria se compromete desesperadamente a usar todas sus habilidades para descubrir los secretos de la inmortalidad.

En el “Día de los Dioses”, (The Avengers # 166, diciembre de 1977), el Conde Nefaria va aún más lejos, ya que se opone al invencible Iron Man e incluso al todopoderoso Thor. De hecho, sólo el poder combinado del hijo de Odín y de Vision logran detenerlo momentáneamente. Durante la pelea, Nefaria ha envejecido considerablemente. Poseer semejantes poderes tiene un alto precio.

El guión de Jim Shooter es entretenido y lleno de ideas interesantes. Y como he mencionado antes, el arte de John Byrne en estos números es absolutamente encantador. Además, el entintador Pablo Marcos realza las líneas de Byrne. El artista de la portada es el incomparable George Pérez, aunque la diferencia entre los entintados (John Tartaglione, Mike Esposito y Ernie Chan) a veces dificulta la posibilidad de apreciar su estilo característico.