Creo que lo mejor que os puedo comentar sobre este manga es que pese a estar dirigido a un lector juvenil se ganó toda mi atención e interés de principio a fin. Una obra que puede engañar en su primera apariencia puesto que lo podríamos clasificar como un manga de romances juveniles de instituto pero que claramente se distancia de esta clasificación con un giro hacia el cómic social e intimista.

Corría el verano en que Natsuru tenía once años. Desde que rechazó a una compañera de clase el día de San Valentín, las chicas de su colegio no han vuelto a dirigirle la palabra, y decidieron desde entonces, ignorarle por completo. Pero justo antes de las vacaciones, todo cambia. Suzumura, la chica más alta de su clase, de repente, le habla. Ambos comenzarán un tierna relación de amistad, pero Natsuru pronto descubrirá que Suzumura esconde un terrible secreto.

Página Los dioses mientenNo me atrevería a decir que Kaori Ozaki es el nuevo Taniguchi, pero si que hay partes en Los dioses mienten que recuerdan lejanamente al gran maestro del intimismo en manga. Sin duda, esta obra carece de las compeljidades emocionales e incluso narrativas de las obras de Taniguchi, pero se aleja tanto de los temas y formas de abordar los mangas juveniles que se hace difícil encasillarlo.

Desde luego, si leído esto os ha entrado la curiosidad, os puedo asegurar que dentro de Los dioses mienten encontraréis suficientes argumentos para no veros decepcionaros. Además, es un volumen unitario, si necesidad de continuaciones ni esperas.

Recomendable para lectores que busquen otro tipo de manga. También gustará a los habituales seguidores de la editorial Milky Ways.