Lazarus 1. Familia, de Greg Rucka y Michael Lark

Portada LazarusAl leer eso de Lazarus, los más beatillos del lugar se habrán emocionado con charcos de lagrimones en los ojos al venírseles a la cabeza todo el pasaje aquel de la movida esa de “¡Lazarus, levántate y anda!”. Pero no amiguitos, hoy no vamos a hablar sobre beatadas y mucho menos de gente que resucita, porque si algo caracteriza a la protagonista de este bonito cómic es que tendrás que sudar tinta si quieres acabar con su vida, porque hay que ver cómo se las gasta la tía…

Y lo primero que hay que decir de ella es que, junto con Muerdeuñas, se trata de una de las novedades más anheladas por todos los frikis durante el pasado Salón del Cómic, pues no me cansaré de repetir el hecho de que la editorial Image Comics cotiza cada vez más al alza entre los lectores con esas series que aportan un soplazo de aire fresco al actual panorama comiquero. Y nuevamente son los chicos de Norma Editorial los encargados de publicar por estos lares este tan esperadísimo tomo, que recoge los cuatro primeros números de este magnífico título que engancha cosa mala, chavales…

Para todo aquel que no tengo ni idea de su argumento diremos que el mundo ya no está dividido por la política o la geografía, sino por las finanzas. El dinero es poder, y ese poder se encuentra en las manos de unas pocas familias. Aquellos pocos que proveen servicios para una Familia gobernante tendrán sustento, elevados al rango de Siervo, con una vida cómoda garantizada para ellos y sus seres queridos. Los demás son sobrantes. En cada Familia hay una persona a la que se le otorga lo mejor que la tecnología y el entrenamiento pueden ofrecer. Esta persona es el escudo y la espada de la Familia, su protector, su Lazarus. El Lazarus de la familia Carlyle se llama Forever. Aquí empieza su historia…

Y qué os puedo contar yo a estas alturas que no sepáis sobre Greg Rucka, chavales. Un guionista bastante competente, famoso sobre todo por historias de tinte noir o de género detectivesco (aunque, eso sí, sin llegar al nivel de Brubaker). Sin embargo, aquí se marca una historia de ciencia-ficción que viene a desarrollarse en una especie de mundo post apocalíptico (no tan deteriorado ni oscuro como el de otras series), que viene a ser una especie de mezcla entre elementos del pasado y del futuro, en el sentido de la existencia de individuos avanzados tecnológicamente y diseñados genéticamente a modo de máquinas de matar absolutamente perfectas, pero dentro de un contexto que recuerda mucho al de las antiguas sociedades feudales, en las que una familia ostentaba poder y tierras y tenía a su servicio a unos siervos para trabajarlas y una élite guerrera para defenderlas. En este cómic, esa élite guerrera está representada por la figura de Lazarus, que en el caso de la familia protagonista de la historia (la familia Carlyle) tiene como su máxima valedora a una mujer llamada Forever, cuyos enigmas y misterios en torno a su origen resultan, sin duda alguna, lo más atrayente del tomo.

Y siendo una historia protagonizada por una familia con poder y con varios hijos en torno a la figura de un padre, es normal que a lo largo del argumento veamos las típicas disputas familiares y alianzas entre hermanos para tratar de destronar al patriarca, movidos por el ansia de poder ante un inmenso emporio de tierras y dinero. Para que lo entendáis, es algo así como el argumento de series como Dallas o Dinastía donde las traiciones, las mentiras y las alianzas entre gente de una misma familia dan lugar a urdidos planes y maquinaciones en las sombras para traicionar al resto y hacerse con todo el poder familiar.

Como es de suponer, tampoco faltará la familia enemiga de los Carlyle (los Morray) con la que surgirán disputas que les ponen al borde una guerra que nadie desea, lo cual les obligará a limar asperezas con alianzas y acuerdos que beneficien a ambas partes. Todos estos elementos dan lugar a un buen plantel de personajes y a un magnífico desarrollo de las personalidades de cada uno, especialmente la de Jonah, un bastardo manipulador y ambicioso que no dudará en traspasar las barerras que hagan falta y pasar por encima del resto de su familia con tal de hacerse con todo el poder a manos llenas.

En definitiva, Lazarus 1. Familia es un muy recomendable cómic repleto de intrigas, traiciones, manipulaciones, ambiciones y sobre todo con muy buenos momentos de acción, protagonizados en su mayor parte por Forever, con esa capacidad de lucha y un factor curativo como el del mismísimo lobezno, lo cual da mucho juego a la hora de recrear momentos espectaculares de luchas, tiroteos y explosiones. Y ni que decir tiene que seguramente veamos todo este meollo adaptado en la pequeña pantalla, lo cual daría lugar a una serie que gustaría tanto a los frikis como a los no frikis, por esos guiones un tanto telenoveleros sobre disputas familiares repletos de gente sin escrúpulos. A leerlo se ha dicho, coñe…

Otra crítica de: Lazarus 1. Familia

[AMAZONPRODUCTS region=»es» asin=»8467918330″]