Portada La gente honradaCon cierta nocturnidad saca al mercado este integral de La gente honrada Norma Editorial. Una decisión que hará las delicias de todos aquellos lectores que todavía no tuvieron la oportunidad de adentrarse en esta preciosa historia y que por otro lado, dejará un tanto perplejos a aquellos que para leer la continuación y fin de la misma, tendrán que hacerse con un formato integral del que ya tienen la mitad.

Eso sí, dejando cuestiones editoriales al margen, este integral es una magnífica oportunidad de disfrutar de la historia de Philippe, quien en su 53 aniversario se encuentra en su peor momento. Como regalo de cumpleaños, lo despiden, su mujer le pide el divorcio y, para rematarla, se queda sin ahorros debido a una mala inversión. La cosa no pinta nada bien para nuestro protagonista.

Con este arranque, en la época que nos toca vivir, muchos lectores estarán tentados de dejar este álbum en la librería buscando lecturas más vitales y menos depresivas. Pero La gente honrada es todo lo contrario a lo que pudiera parecer. Donde nos podríamos esperar una crónica social llena de penurias, nos encontramos una historia muy vital, no exenta de alegría y que a su finalización nos reforzará más en nuestras ganas de vivir la vida y aprovechar cada minuto de ella.

Gracias al guión de Gibrat, que deja en esta ocasión la parte gráfica en manos de Durieux, cada día de la monótona y rutinaria vida de Philippe se convierte en una aventura de lo ordinario. Con las dosis adecuadas de humor y por medio de una grandiosa galería de personajes secundarios, todos ellos gente normal que se ven envueltos en situaciones extraordinarias, la tragedia de Philippe se va convirtiendo en una bella y dulce historia de superación que acierta a sacarnos una sonrisa de las situaciones más penosas y trágicas.

Gustará a todos aquellos lectores deseosos de renovar sus ganas de vivir la vida y que disfrutaron con relatos como La memoria en los bolsillos o Lydie.