Portada Iron Man: Las cinco pesadillas¿Saben ustedes de ésos comics que mes a mes te dicen entre poco y nada pero que cuando te da por pillar unos cuantos juntos resulta que la cosa es mejor de lo que pensabas? Pues precisamente éso me ha pasado a mí con éste hombre de hierro de Fraction y Larroca.

Comencemos por el principio: la obtención de la serie. Corría el año 2008 y a La Casa de las Ideas de dió por renumerar nuevamente la colección del Sr. Stark. El flamante primer número iniciaba una saga de siete entregas llamada Cinco Pesadillas en las que el protagonista nos contaba cinco cosillas que no le haría mucha gracia que sucedieran (ocurriendo más o menos una tras otra, como suele pasar en éstos casos). El guión me resultaba curiosón pero no me terminaba de cuajar. Y en el apartado gráfico no podía ser imparcial porque aparte del típico orgullo patrio que suele embargarnos cuando un autor español se hace cargo de una colección de Marvel, había que añadir el puntete regionalista provinciero que supone que Larroca sea valenciano como un servidor. Así que me dió por seguir la colección.

Peeeero por dejadez, aburrimiento, otras lecturas más interesantes o cualquier otro motivo que les caiga en gracia, lo que ocurrió precisamente es que la colección cayó en desgracia. Comprada primero por inercia sin llegar a ser leída y terminando al final por dejar de ser comprada.

Entonces entra en escena una de ésas webs en las que encuentras baratos lo tomos de la serie, te da por releer desde el principio lo que tienes en casa y como resulta que te gusta te encuentras a tí mismo mirando al buzón diariamente para ver cuándo narices van a aparecer todos los tomos que te faltan para poder seguir leyendo la serie.

Seguimos por la mitad: la lectura de la serie. Al leer la serie completa de golpe y porrazo se te pasan por la cabeza dos posibilidades. La primera es que Fraction lo tenía todo pensado y planeado desde el principio. La segunda es que Fraction improvisa muy bien. ¿Por qué? Pues porque si se pilla como un todo podemos ver que desde la primera viñeta todas y cada una de ellas van destinadas hasta la última del penúltimo número dejando bastante ataditos todos y cada uno de los cabos de las subtramas que aparecen a lo largo de las seis decenas de entregas que consta ésta serie. Y la verdad es que éso es de agradecer porque si no te interesa la etapa siguiente con plantarte al final de ésta tienes bastante. No has de comprarte más entregas que casi ni te interesan para saber el devenir de éste o aquél personaje.

Tenemos varios arcos argumentales que os resumo muy brevemente:

Cinco Pesadillas. Aparece Ezekiel Stane y parece dispuesto a lograr todo lo que su padre no consiguió. Y casí, casí… Declaración de intenciones, presentación de cómo es el Stark de Fraction, sus motivaciones y qué podemos esperar de él.

El Más Buscado. Se acabó la invasión skrull y Stark se marcha de la desmantelada Shield que pasa a ser Hammer bajo la tutela de Osborn. Y Osborn quiere echar el guante a todos los secretos de Shield, incluida la lista de metahumanos creada a partir de la Civil War. Peeeeeeeeeeeeero como Tony ha dejado secos los discos duros y se ha llevado los datos… pues entendemos el nombre de la saga ¿verdad?

Desamblado. Si tienes un disco duro llenito de datos que no quieres que nadie tenga ¿como lo haces para evitar que le pongas las zarpas encima? ‘Sactamente. Lo formateas de nuevo y listo. El problema es que el disco duro de Stark es su propio cerebro y no es fácil resetearlo.

Stark Resilient. Con sus negocios desmantelados y más pelado que una rata (aunque las ratas tienen pelo, nunca he sabido el por qué de ése dicho) Tony se propone crear de la nada un nuevo imperio industrial con la sostenibilidad como bandera. Sólo que las féminas de otra vieja familia conocida de Stark, los Hammer, no están dispuestas a ponérselo fácil.

La Nueva Edad de Hierro. Aquí recuperamos la numeración viejuna. Pasamos de lo que debería ser el 34 a ser el 500. Y como es número especial Fraction se nos marca una historia en un surtido de tiempos futuros en la que vemos varios descendientes Stark y su relación con el Mandarín. ¿Son futuros reales o alternativos? En varios números pasado tenemos pistas de lo que ocurre aquí y en los siguientes…

Fear Itself. Inevitable cruce con la saga de turno que sacude los cimientos del universo marvel y bla, bla, bla… Quitando que Tony vuelve a caer en su famoso punto débil alcoholico poco más que decir.

Demonio. Precisamente por darle al frasco Carrasco el gobierno logra que Stark renuncie a su posición de Iron Man cediendo el traje a otro ¿a quién?

La Larga Caída. Por un lado tenemos al nuevo Iron Man, por otro a Stark en el punto de mira del Mandarín. Y mira por dónde el maloso consigue hacerse con su archienemigo.

El Futuro. En clara referencia a lo que ocurría en el número 500 en ésta saga vemos a Stark esclavizado por Mandarín y obligado a construir elementos que propiciaban el nefasto futuro que nos presentó Fraction en ésa entrega. ¿Realmente va a ocurrir?

Portada Miedo Encarnado Iron Man 17Pasemos a la tercera parte: mirando la serie. Vamos, lo que viene a ser el apartado gráfico. Que ya os he contado que por éso de ser de la tierra de las flores de la luz y del amor, como que no podía ser demasiado imparcial. De todas formas, parénse ustedes a pensar en cuántos autores actualemente son capaces de aguantar el tirón mensual de una serie durante cinco años sin faltar ni una sola vez a la cita y prescindiendo por tanto de dibujantes de relleno.

Y además tenemos la tontuna de jugar en cada número a reconocer a los personajes. ¿A qué me refiero? Pues que Stane es Eduardo Noriega, Potts recuerda muchas veces a Nicole Kidman, tenemos a Terrence Howard haciendo de Jim Rhodes y unos cuantos conocidos más como Lola Herrera, Santiago Segura, al doctor Pedro Cavadas, etc… Y aparte de ser algo muy criticado por algunos, en ocasiones me resulta simpático y divertido.

Resumiendo (que es gerundio): Tenemos una etapa más que entretenida en guiones, decente en dibujo y conclusiva en historias. ¿Qué mas se puede pedir?