Detalle portada Flinch 1

Como he mencionado en varias ocasiones, crecí leyendo antologías de terror como Creepy, y aunque extraño ese tipo de publicaciones, me pregunto por qué, en general, han tenido poco éxito en el mercado estadounidense, al menos en las últimas 4 décadas. Ciertamente, el horror como género no tiene ningún problema, y en los últimos años hemos visto cómics de terror como The Walking Dead que tienen un gran éxito incluso más allá del medio impreso. El problema, entonces, no parece provenir del género sino de la presentación, en este caso, una antología.

En 1999, el editor de Vertigo, Axel Alonso, decidió reunir a algunos de los mejores escritores y artistas de la industria del cómic y alentarlos a trabajar en una nueva antología de terror. El resultado fue Flinch, y el primer número salió en junio del mismo año. Lo primero que capta la atención del lector es la portada extraordinaria de Phil Hale, una ilustración pintada a mano, realista y tan aterradora e inquietante como las mejores portadas de Creepy que recuerdo, también hay un profundo nivel de repulsión y un sentimiento visceral e inquietante que impregna el arte de Hale, y uno podría recordar Un Chien Andalou de Luis Buñuel, aunque sólo sea por la idea de cortar un ojo con una cuchilla de afeitar.

Había visto esa portada antes y siempre había querido comprar el cómic y leerlo. Con una portada como esa, uno lógicamente esperaría historias realmente horribles y aterradoras. Sin embargo, después de leer el primer número, recordé por qué, en general, las antologías son difíciles de vender: no importa cuántas personas talentosas participen en el proyecto, algunas de las historias serán mejores que otras y, al final, el lector puede sentir que sólo una historia fue buena y el resto no estuvo a la altura. Por alguna razón, eso nunca parece suceder con la antología británica de ciencia ficción 2000 AD, en la que todas las historias en general parecen ser igualmente buenas. Quizás los escritores británicos tienen un secreto que los estadounidenses desconocen, pero la verdad es que después de leer las 3 historias que forman parte del primer número, inmediatamente tuve una favorita y las otras dos se quedaron muy atrás.

Iré en el orden en que se presentan las historias en el cómic. La primera es “Hombre-Cohete”, escrita por Richard Bruning e ilustrada por Jim Lee. Famoso por su miniserie de Adam Strange de 1990, Bruning curiosamente decide escribir sobre otro hombre obsesionado con volar con una mochila-cohete. Aunque la premisa de la historia parece prometedora, la ejecución podría haber sido mejor. Al mismo tiempo, Jim Lee estaba experimentando con un estilo de arte muy peculiar, completamente diferente al que lo convirtió en una superestrella en los 90s y que solidificó su fama en la siguiente década. Entonces, incluso los fanáticos más grandes de Jim Lee estarían de acuerdo en que este podría no ser el mejor ejemplo de su trabajo.

Jen van Meter escribe la próxima historia, “Buen vecindario”, y aunque hay algunas ideas interesantes, al final se siente más como la presentación de una historia más larga que nunca veremos. Sin embargo, el elemento más fuerte aquí es el fascinante arte de Frank Quitely. En ese momento, Quitely todavía no era la mega estrella que es ahora, pero ya era famoso y ya había establecido un estilo único que sigue siendo tan impresionante como lo es hoy. Cada página de esta historia es una magnífica obra de arte, y Quitely crea algunas imágenes muy inquietantes.

Y por último, pero no menos importante, “Wolf Girl Eats” de Bruce Jones y Richard Corben es, sin duda alguna, mi favorita. Colaboradores frecuentes de Creepy, tal vez no sea tan sorprendente que este equipo creativo en particular estuviese más preparado para los desafíos únicos de una antología. Sin embargo, “Wolf Girl Eats” no es la típica historia de Creepy, ya que introduce un elemento que no se había visto en la mayoría de las publicaciones de terror: un subtexto homoerótico. La historia está bien desarrollada, es inquietante y aterradora por derecho propio, y el arte de Corben es tan bueno como siempre (no es de extrañar por qué era tan famoso en los 80s).

Página Flinch 1 - 02
Página Flinch 1 - 03
Página Flinch 1 - 01

Flinch # 1: El terror se renueva