Página Empress - 01Por lo general, no vemos muchos cómics de superhéroes que se enfoquen en problemas maritales. Tal vez las aventuras de los aventureros enmascarados dejan poco espacio para esos asuntos domésticos. Por supuesto, este tema ha sido abordado antes, aunque brevemente. Hank Pym (el Ant-Man original) se convirtió en un sujeto que golpeaba a su novia en Avengers # 213 (noviembre, 1981). Aunque Jim Shooter se ha disculpado muchas veces por la escena brutal en la que Hank Pym (vestido como Yellow Jacket) golpea a su esposa Janet Van Dyne (The Wasp), sin duda ha permanecido como uno de los momentos más dramáticos de la historia de los Avengers.

Cuando Mark Millar escribía The Ultimates (una versión alternativa de The Avengers) convirtió a Hank Pym en un hombre abusivo, que trata de herir físicamente a Janet de una manera muy impactante. Así que, obviamente, la idea de un marido violento y una mujer victimizada ha sido parte de las historias de Millar durante más de una década. En Empress, el escritor escocés da una nueva vuelta de tuercas a este concepto familiar. Hay mucha acción en la propuesta de Millar y algunos diálogos ingeniosos y conceptos interesantes.

A pesar de las buenas intenciones, Empress parece tener más en común con ciertos títulos recientes de Millar como Chrononauts que con sus trabajos anteriores y mucho más sustanciales como Kick-Ass. En general, en los últimos años, Millar parece estar conteniéndose un poco, y poniendo mucho esfuerzo en transformar su narrativa en algo demasiado amigable. Eso no es necesariamente un defecto pero, en mi opinión, el verdadero Millar tiene mucho más que ofrecer que este tipo de entretenimiento irrelevante. Es ciertamente decepcionante ver que esta tendencia se replica en “Reborn”, la creación más reciente de Millar.

Sin embargo, lo bueno es que Millar sigue trabajando con algunos de los mejores artistas de la industria. Y en este caso en particular estamos hablando de Stuart Immonen. La primera vez que vi los dibujos de Immonen fue en las páginas de “Adventures of Superman”, en los 90s. Incluso hace 20 años, ya era un artista magnífico. Y una cosa que siempre me sorprendió es que siguió mejorando. Cuando ilustró Superman: Secret Identity, estaba definitivamente en su mejor momento.

Desde entonces, el dibujante canadiense ha trabajado en títulos tan diversos como X-Men o los recientemente renovados títulos de Star Wars. El entintador Wade Von Grawbadger y el colorista Ive Svorcina complementan maravillosamente el arte de Immonen. Jesse Schedeen afirma que “la colección prospera gracias a la fuerza del equipo artístico, ya que ofrece un universo de fantasía con bastantes elementos propios para destacar entre la multitud”, y estoy de acuerdo con él. Así es que con gran alegría y entusiasmo le doy la bienvenida a los lápices de Immonen. Él es responsable de toda la magia y las emociones fuertes que podemos encontrar en esta miniserie de Millarworld / Icon.

[AMAZONPRODUCTS asin=”1302902075″]