Detalle portada Buscón de las Indias

Portada Buscón de las IndiasUno de los tebeos de la temporada ya está por fin disponible, al menos en su edición normal más un cofre de coleccionista.

El regreso de Juanjo Guarnido a nuestro mercado arropado esta vez por uno de los capos del guión en el merado francés como es Alain Ayroles que juntan fuerzas para dar continuación a las aventuras y desdichas del Buscón de Francisco de Quevedo.

Un trabajo que no necesita ningún tipo de introducción ni recomendación en la parte gráfica (lo que veis es lo que hay, una pequeña maravilla página tras página) pero que quizá podía despertar más dudas en la parte de la historia.

Pues no os preocupéis tanto porque la obra tiene todas las garantías para resultar una de las lecturas del año apta para cualquier tipo de lector.

Imprescindible en vuestras compras!!!

Como complemento os dejo una bando recién llegado de la corte:

No sin cierto temor se aborda la lectura de esta obra dado que, sin dudar del buen facer de los autores, parecíanos, como quizá a vuesas mercedes les pareciera, arriesgada fazaña retomar las aventuras y desventuras de un pícaro del Siglo de Oro en estos tiempos de gentes de mucho hablar y poco seso, millennials, e incultura por doquier, con desconocimiento, cuando no desprecio, de los clásicos.

Don Francisco de Quevedo resultará tan lejano a algunos como Don Alfredo Landa o Don Antonio Garisa, por citar algunos que vienen a cuento en este cuento, y a tal lejanía temerse podría el desinterés de algunos. Pierdan cuidado, empiecen a leerlo y bastará.

Esta historia de enredos bien girados, acertadamente presentada en un solo volumen, por cierto, está tan magistralmente contada por Ayroles y masterizada por Guarnido que raros serán los que en algún momento no se emocionen o se rían y muchos los que muchas veces lo harán.

Inútil sería intentar resumir la aventura que les espera; baste decir que viajarán con este libro a las Indias y desearán haber viajado de verdad, también estarán por Madrid y verán por qué villa es y qué de villanos llena estaba, y porqué, quizá, aún está. Tal vez imaginen incluso al fantasma de Don Francisco de Quevedo, que escritor era, pero también filósofo y político, susurrando al oído de monsieur Ayroles “yo fui muy amigo de Felipe IV, le contaré…”.

Da igual que la cultura clásica no esté de moda, aunque las cansinas meninas pululen aún por doquier, da igual que no les atraiga la Historia, así con mayúscula, esta novela gráfica no es un libro de historia ni una obra cumbre de la literatura universal, ni tiene que serlo, pero sí nos atrevemos a decir que en este libro los aficionados a a los tebeos encontrarán, por fin, su “El Dorado”.

GJ