La Parejita Somos padres no personas, de Manel FontdevilaLa Parejita ¡Somos padres, no personas!
Guión y dibujo: Manel Fontdevila
Editorial: RBA-El Jueves
Formato: Cartoné 96 páginas
Precio: 15€

Estaba dispuesto a escribir esta crítica cuando he caído en la cuenta de una cosa: con la de años y años que llevo leyendo La Parejita y la de meses y meses que llevo dando la brasa por aquí, nunca hemos hablado de ésta genial serie. Pues vamos a remediarlo aprovechando que ya está en las librerías la segunda parte de la Guía para padres desesperadamente inexpertos bajo el título de ¡Somos padres, no personas!.

Y es que la serie de La Parejita S.A. comenzó hace muy muchos años a publicarse semanalmente en El Jueves, y desde su inicio se convirtió en una de mis lecturas predilectas. Comenzando desde el punto en el que sus protagonistas Emilia y Mauricio se iban a vivir juntos se podía leer semana a semana como la vida en pareja iba evolucionando poco a poco. Y tanto evolucionó que llegó hasta el punto sin retorno: la paternidad

Y mucho de autobiográfico debe haber en éstos albumes, pues también coincide con la paternidad del mismo autor. Y es que eso de que un autor tenga una criatura y de repente le de porque sus creaciones compartan su situación es algo bastante frecuente. Y más aún en éste tipo de series, en las que claramente la inspiración del autor es un día a día.

En la Guía para padres… asistíamos desde poco antes de la concepción del pequeño Oscar hasta sus primeros meses de vida. Y si tenemos en cuenta que a mí me pilló al poco tiempo de haber pasado ese trance, os puedo asegurar la verosimilitud con la vida real de muchas de las anécdotas allí reflejadas.

Ahora, en éste último tomo, el joven Oscar ya gatea. Y tenemos los típicos conflictos de ésa época: los turnos de cambio de pañal, el fecto “loro” que tiene el retoño sobre aquellas palabras que precisamente no queremos que aprendan, los berrinches en público que dejan en evidencia a los progenitores en lugares públicos, etc.

Claramente más edulcorado y con bastante menos mala leche que en los inicios de la serie pero sin perder su puntito de genialidad, Fontdevila pone un espejo frente a aquellos padres que corremos desesperadamente a por la cámara para llegar tarde a captar las ricuras del retoño o que saturamos los cuatro gigas de la cámara de fotos en menos de 48 horas.

Y, por supuesto, tanto si eres padre como si no, ya tardas en ir corriendo a por él. Y de paso te pillas los siete u ocho tomos anteriores…

Crítica de La Parejita ¡Somos padres, no personas!, de Manel Fontdevila Crítica de La Parejita ¡Somos padres, no personas!, de Manel Fontdevila