Kull The Hate Witch 1Hasta ahora la editorial norteamericana Dark Horse venía acertando a la hora de rescatar para el comic a los personajes salidos de la máquina de escribir del escritor texano Robert E. Howard. No sólo ha llevado a cabo una correcta labor de reedición de las historietas clásicas puestas en circulación por Marvel en los años setenta, sino que había creado nuevas aventuras que venían a enriquecer el universo howardiano desde una perspectiva novedosa, actual, eficaz y válida.

Últimamente, sin embargo, una mala elección de dibujantes y guionistas está logrando que el aficionado empiece a sentirse embargado por la inquietud. Dark Horse no acaba de centrarse con el personaje de Solomon Kane, el nuevo arco argumental de Conan flojea bastante y The Hate Witch, la última miniserie centrada en el rey Kull hace aguas por todas partes. Un comic que parece más propio de los penosos años ochenta en Marvel que de su época de gloria.

Gabriel Guzmán, antes visto en Predators, se encarga de un dibujo normalote y más bruto que la elegante versión que ofreció Will Conrad en The Shadow Kingdom. El ilustrador suaviza algunos aspectos que fueron criticados en su momento, pero el conjunto es poco lucido, altamente insatisfactorio y, por comparación, torpe y muy decepcionante. Guzmán presenta flagrantes errores de anatomía y una dificultad para dibujar expresiones faciales realistas que es difícil de aceptar. Para colmo, las portadas son horrorosas.

Peor aún resulta el guión de David Lapham, un escritor que, aparte de Balas Perdidas, no parece dar pie con bola en ningún otro de sus proyectos. A pesar del buen sabor de boca que dejan los diálogos, reminiscentes de la mejor época de Roy Thomas, el presupuesto de partida de la historia es tan flojo que no hay manera de entrar en ella. Además deja demasiados cabos sueltos y demasiadas explicaciones a la casualidad. Por si fuera poco, la mala de la historia, el personaje de la Bruja, es absurdo hasta decir basta.

Aunque se nota que Lapham se ha documentado a la hora de ambientar su guión, y que conoce de dónde viene el personaje, no consigue que The Hate Witch acabe de encajar bien dentro de la saga . Dark Horse debería replantearse su estrategia, dejar de hacer experimentos, centrarse en los relatos originales de Howard y apostar por equipos de eficacia probada. Un paso atrás.

Kull The Hate Witch 1Kull The Hate Witch 2Kull The Hate Witch 3

[AMAZONPRODUCTS region=”es” asin=”1595827307″]