Andy Diggle, el tipo que nos dio The Losers, y el dibujante español Víctor Ibáñez forman tándem para dar forma a Exterminador, la mejor entrega hasta la fecha de ese subsello que se ha dado en llamar Panini Noir, y que es la versión hispana de Vertigo Crime. Y no es que la historia sea un derroche de originalidad. Un veterano agente del FBI, un asesino a sueldo encargado de liquidar testigos protegidos, un capo mafioso, una traición y un ajuste de cuentas. Ni un ingrediente novedoso, todo muy simple. O tal vez no tanto, porque como sucede en estas historias, siempre hay algo más. Nadie es quien parece ser y todo el mundo tiene algo que ocultar.

La baza de Exterminador reside en que está excelentemente bien escrito, con unos personajes atractivos, típicamente duros y despiadados, y en que Diggle se las arregla para sorprender unas cuantas veces las expectativas del lector. Como suele suceder en estos casos, el dibujo cumple con solvencia, ajustado, sin deslumbrar, con lucidos movimientos de cámara muy cinematográficos y sin distraer de lo que importa, que es la intriga. Parece que a Diggle se le da bien escribir cómics que quedarían muy bien en (la pequeña) pantalla. Desde luego, reúne todos los requisitos para llegar al público masivo, levedad argumental incluida.

Interior de Exterminador Interior de Exterminador - 2Interior de Exterminador - 3 Interior de Exterminador - 4

[AMAZONPRODUCTS region=”es” asin=”8498856515″]