Jodie Christianson (atención al nombrecito, que ya da pistas: iniciales J.C., y apellido con significado) es un chaval de 12 años como todos los críos de su edad. Malhablado, con la cabeza llena de pájaros y que se salta las clases. Milagrosamente sobrevive a un accidente tremendo sin un sólo rasguño. Su peripecia corre paralela a la historia de Jesucristo con tintes de comic de superhéroes. El accidente es su araña radiactiva, pero también es el comienzo de la vida pública de Jesús, y el momento en el que predica en el templo se ambienta en la sala de profesores de un instituto. El chico empieza a desarrollar sus superpoderes, a hacer milagros, y pronto no sólo él, sino toda la población llega a crear que es la reencarnación del Salvador. Algunas viñetas hasta se asemejan a estampas bíblicas con Jodie recitando sus parábolas. Pero todo superhéroe tiene su némesis, y la segunda venida del Hijo de Dios es el presagio del Apocalipsis.

Chosen es un trabajo menor de Mark Millar (The Authority, The Ultimates, Kick-Ass) mediocremente dibujado por Peter Gross (The Unwritten), primera parte de una trilogía, American Jesus, publicada por Dark Horse. Con él, el guionista que ha actualizado el universo Marvel y por ende el lenguaje del comic pijamero, pretendía una nueva revolución esta vez reescribiendo el Nuevo Testamento. Ha querido quedarse a medio camino entre The Ultimates y Kick-Ass. En el primero se encontraba centrado y certero, y fue capaz de contar una historia tan fantasiosa de manera realista. En el segundo optó por el tremendismo y la diversión más burra, y perdió efectividad. Aquí deja caer una historia llena de guiños, ironía y sentido del humor, cercana a La Profecía, pero que se queda en una mera distracción. El aséptico estilo de Gross tampoco ayuda mucho. Sin embargo el momento final, cuando uno pensaba que ya lo había pillado, es descacharrante. Adaptación cinematográfica al canto, ya lo verán.

[AMAZONPRODUCTS region=”es” asin=”160706006X”]