Portada Crimson 1De vez en cuando me gusta explayarme con alguna de mis parrafadas estas que te dejan catatónico para hablar sobre viejas colecciones que leí hace tiempo. El caso es que hace unos pocos días me acordé de este título, que fue una de las primeras series que me pillé en la época aquella en la que pasé de ser lector ocasional de cómics a un acérrimo coleccionista, allá por el año 1999 (mi paso ‘de niña a mujer’ en lo que se refiere al mundo del noveno arte).

Y lo primero que hay que comentar sobre ella es que formaba parte del sello editorial llamado Cliffhanger, perteneciente a Wildstorm, en el que había artistas de la talla de Humberto Ramos, de Joe Madureira (Battle Chasers) o de Jeff Scott Campbell (Danger Girl). Por aquel entonces me hice con todas ellas y me gustaría aprovechar esta gran ocasión que se me brinda para cantar a los cuatro vientos y desvelar en rigurosa primicia que ésta era la que más me gustaba de todas (tanto es así que me hice sin pestañear con los 24 números de la colección en formato grapa, y posteriormente con los cuatro tomos que salieron recopilándola enterita y que guardo como oro en pañete)…

Para el que no tenga ni guarra sobre esta serie diremos que Crimson tiene como protagonista a Alex Elder, un adolescente que estaba de juerga una noche con unos amigos, y de pronto son asaltados por un grupo de vampiros. Todos serán masacrados, salvo Alex, quien consigue escapar a duras penas tras ser mordido por la líder del grupo, por lo que se convertirá en un vampiro para su tremenda desgracia.

De esta forma, nuestro protagonista deberá acostumbrarse a su nueva vida como ‘no-muerto’ con la ayuda de otro joven chupasangre con el que entablará amistad y con la de un poderoso vampiro, que está convencido en la idea de que Alex es ‘el elegido’ y que será vital en un importante acontecimiento que se aproxima y hacia cuyo desenlace va avanzando la serie. Ni que decir tiene que en sus páginas tendremos todos los típicos clichés de este género, pues a lo largo de la historia veremos desfilar hombres-lobo, ángeles, demonios, dragones, templarios y un grupo de cazadores de ‘criaturas de la noche’ en el que destaca la bella Scarlet (la cazavampiros más sensual de los últimos tiempos).

La verdad es que en su día me lo pasé pipa leyendo Crimson, pues recuerdo que era una de las series con las que más ansia esperaba cada mes a que saliera el siguiente número. Así que no puedo menos que confesar el gran placer que ha supuesto volver a degustar esta colección tras tantos añazos y sirva este post a modo de homenaje a una antigua serie que ni mucho menos era nada del otro mundo, pero que a mí personalmente me encandiló cosa mala. Por cierto, aprovecho también para decir que siempre seré defensor a ultranza del estilo de dibujo amerimanga de Humberto Ramos, que aunque reconozco que su trazo no es el más adecuado a la hora de plasmar personajes de Marvel, en cambio viene de perlas para este tipo de historias (a pesar de esos cacho de pies que dibuja siempre el jodío).

[AMAZONPRODUCTS region=”es” asin=”B00FEK649C”]