Portada Bogavante JohnsonLa primera vez que vi este personaje venía presentado envuelto en la bruma y el misterio, en una de las primeras aventuras de Hellboy. Recuerdo que aunque su diseño sí que me gustó, no pude evitar pensar en lo ridículo de que un héroe enmascarado se llamara Bogavante Johnson y cuyo principal símbolo identificativo no era otro que ¡la pinza del Bogavante!

En fin, una prueba más de que Mignola es capaz de sacarle punta a muchos conceptos diferentes, en este caso al típico héroe pulp de la década de los años treinta. Dejando de lado otras apariciones en la serie hermana de Hellboy, AIDP, alrededor del personaje se iba tejiendo una leyenda de lo más interesante: para el lector se trataba de un vestigio del pasado cuyas intenciones no estaban nada claras, pero para los protagonistas de la historia no era sino un personaje de cómic de su propia infancia, cuya existencia real no estaba ni probada.

En su primera aventura protagonizada en solitario, El Prometeo de Hierro, Bogavante Johnson era presentado como un duro y expeditivo héroe enmascarado que a finales de la década de los treinta debía enfrentarse a una serie de enemigos sobrenaturales, rodeado de un equipo de lo más variopinto que operaba en la clandestinidad. No parecía tener ningún poder especial y seguía siendo un personaje misterioso con mucho que contar, sobre todo a la hora de unir los cabos sueltos en el resto de aventuras futuras que protagonizaría.

La historia que ahora se nos trae tiene lugar varios años antes, en 1932 y la amenaza a la que se enfrenta el justiciero es algo más terrenal, al menos de forma aparente, ya que estamos en un cómic de Mignola y eso conlleva necesariamente una serie de elementos sobrenaturales metidos con cierta naturalidad que adornan un clásico del género como puede ser la lucha de un grupo de vigilantes contra un mafioso local que quiere crecer en su poder a costa de los buenos ciudadanos del barrio. Policías que recogen cadáveres en las calles con la marca de una pinza impresa en la frente, avistamientos de indios indígenas americanos que van por ahí cortando cabelleras, una intrépida reportera dispuesta a todo por contar la verdad y personajes de lo más originales, como una pareja venida de Alemania con vastos poderes incendiarios. Matones a sueldo, acción a raudales, muchos tiros y carreras en automóviles y caníbales, también salen caníbales. El loco guión de Mignola y Arcudi, su compañero de armas en los últimos años, de momento no aporta nada nuevo –o al menos, que podamos percibir de momento- al universo de Hellboy, pero sigue siendo tan entretenido y efectivo como siempre.

Es una pena que Mignola no se prodigue más en el tablero de dibujo, aquí solo dibuja la portada del tomo recopilatorio y dos más alternativas donde homenajeaba los monstruos clásicos de su juventud, en este caso concreto La Momia y El Hombre Lobo. De las cinco portadas de la miniserie se encarga Dave Johnson y de los interiores el croata Tonci Zonjic, del que sólo conozco unas páginas en El inmortal Puño de Hierro de Brubaker, Fraction y el español David Aja.

Zonjic encaja como un guante en el equipo de dibujantes con los que Mignola ha estado colaborando los últimos años en Dark Horse. Es muy correcto en la ambientación, a la que siempre ayuda el color unificador de Dave Stewart; de acabado suave y clásico, sabe narrar escenas de acción y no desentona a la hora de plasmar las diferentes criaturas sobrenaturales que van apareciendo. No usa muchas viñetas por página, otra característica de estos cómics, que se disfrutan mucho más cuando podemos leer la aventura de corrido, ya que a veces un solo tebeo puede saber a poco. Destacan sus notas en las ya habituales páginas finales con los bocetos de diseño de vehículos, escenarios y personajes, donde tienen una labor fundamental ambos guionistas.

Bogavante Johnson, el justiciero enmascarado de la pinza –no puedo evitarlo, me sigue sonando bastante gracioso- fue el segundo spin-off nacido a raíz del éxito de Hellboy y en Estados Unidos ya ha aparecido un tercer tomo recopilatorio con sus aventuras. Sin duda ha llegado para quedarse.

Portada Bogavante JohnsonBogavante Jonhson Vol. 02: La mano ardiente
Edición original: Lobster Johnson
Guión: Mike Mignola, John Arcudi
Dibujo: Tonci Zonjic
Norma Editorial (febrero de 2014)
Formato: Libro rústica, 144 págs. color.
Precio: 15 euros
Comprar Bogavante Jonhson Vol. 02 en Comicalia