Portada de Bite Club 1 de Frank QuitelyDesde que vi hace ya muchísimos años la película de Jóvenes Ocultos (peli friki donde las haya) siempre me ha gustado todo lo que a temática vampírica se refiere. Así que en cierta visita a mi tienda favorita me llamó la atención este tomo publicado dentro de la línea Vértigo, que siempre se ha caracterizado por publicar tan buenos cómics como Preacher, 100 Balas, Transmetropolitan, Y: el último hombre, Fábulas, étc… Así que aunque aquel día iba con intención de pillarme solamente las compras de mis colecciones mensuales y los tomos de ese mes que me interesaban, decidí finalmente llevarme también este pedazo de tomo de 256 págs avalado por las buenas vibraciones que siempre me han dado los títulos englobados bajo esa línea editorial antes comentada. Y la verdad es que aunque había escuchado ciertas críticas negativas sobre él, tengo que reconocer que a mí no me ha parecido nada aburrido y hasta me ha resultado bastante curioso.

Y es que los vampiros que aquí nos vamos a encontrar son bastante peculiares: no son los típicos chupasangres a los que estamos acostumbrados, que sólo piensan en beber sangre y que por el día permanecen ocultos. Se trata más bien de vampiros que están integrados en la sociedad y conviven con los humanos (incluso habrá una sección policial llamada UDV que se encarga de investigar todos los delitos concernientes a estos seres).
El caso es que la historia que aquí nos vamos a encontrar es bastante evocadora a las típicas películas y series sobre mafiosos tipo El Padrino, Los Soprano, étc…, mezclado con líos y manipulaciones en plan Dallas o Dinastía. El argumento trata sobre las andanzas de una familia de mafiosos (la familia Del Toro) asentados en Miami, con la peculiaridad de que todos ellos son vampiros y propietarios de una empresa farmacéutica llamada Farmatech, una tapadera que sirve para blanquear el dinero que sale del auténtico negocio familiar: el tráfico de una droga de diseño llamada plasmagoria. El patriarca de esta familia será asesinado, lo que dará lugar a una serie de intrigas derivadas del tema de “su sucesión” y los problemas que ocasiona su testamento (sobre todo cuando se desvela que el elegido para sucederle es Leto Del Toro, el miembro de la familia menos apropiado para el cargo, porque es sacerdote; imaginaos un vampiro convertido al cristianismo).

Página de Bite Club - 01Pero sin duda alguna, de entre todos los personajes que nos encontraremos a lo largo de la historia, merece la pena destacar a Risa Del Toro, la hermana menor de la familia, una auténtica ninfómana bisexual y uno de los personajes mas manipuladores y maquiavélicos que os podáis echar en cara. En cierto modo este cómic me ha recordado (salvando las distancias) a una colección que leí hace ya tiempo titulada Noble Causes, en el sentido de todas las intrigas, pactos, traiciones y manipulaciones dentro de una familia por el simple afán de conseguir poder. Y todo esto desarrollado en un contexto en el que el vampirismo es una moda a la que mucha gente quiere convertirse para mantenerse eternamente joven, ya que estos seres no son como los de las películas. Pueden salir a la calle de día, tienen fuerza sobrehumana y son inmortales. Ni siquiera tienen conexión con el demonio porque nacieron de un virus mutado que transmitían los murciélagos a los alfas o vampiros originales. Además, su larga vida les obliga a buscar sensaciones fuertes ya sean delito o no.

De esta forma, en la primera miniserie del tomo (los seis primeros números) encontraremos el desarrollo de las intrigas de esta familia, seguido por los cinco números siguientes dedicados a otra miniserie en la que se narran las andanzas de la Unidad de Delitos Vampíricos de Miami, una división entregada en cuerpo y alma a acabar con la atípica forma de crimen organizado que los vampiros han traído a la ciudad, y donde veremos aparecer a muchos de los miembros de la familia Del Toro, ya que como parte del crimen organizado de la ciudad no quedarán ajenos a los delitos que allí acontecen.

En definitiva, un tomo que a mí me ha gustado por el simple hecho de que yo no me leo 256 páginas del tirón cuando un cómic me parece aburrido o tiene una historia pufo donde apenas nada avanza (aquí ocurren muchísimas cosas y las intrigas y manipulaciones se suceden casi a cada momento). Mención especial a las magníficas portadas de ese artistazo que es Frank Quitely con su inconfundible estilazo. Así que si lo ves en tu tienda échatelo un vistazo por encima para ver si te convence tanto como a mí…

Página de Bite Club - 02Página de Bite Club - 03

Portadas Bite ClubBite Club
Edición original: Bite Club Nº 1 a 6 + Bite Club VCU Nº 1 a 5 USA
Autores: Howard Chaykin, David Hahn y David Tischman
Editorial Planeta
Formato: Libro rústica, 256 págs. Color
Precio: 17,95 euros

Dicen que la sangre es más espesa que el agua… ¿pero es más espesa que el dinero? La familia mafiosa Del Toro son algo más que un clan mafioso habitual: son una tribu de vampiros que han gobernado el crimen organizado en Miami durante casi un siglo. Pero ahora algo está cambiando en el seno de la familia, y los enfrentamientos internos son cada vez más frecuentes, hasta llegar a poner en peligro las no vidas de sus integrantes. Este volumen de Bite Club recopila íntegramente las dos miniseries protagonizadas por la familia Del Toro y escritas por el eterno enfant terrible del cómic americano, Howard Chaykin.