Portada Batwoman: la sangre es espesa - final Finaliza la etapa de J.H. Williams III al frente de la colección de Batwoman con este “La sangre es espesa – Final” que ECC recopila con los números Batwoman #22 – 24 y Batwoman Annual # 1 USA.

En el anterior tomo, el director Huesos hace un trato con Batwoman: le entregará a su hermana Alicia-Beth (a quien daba por muerta) a cambio de Batman, lo que pone a Kate en un aprieto. Batwoman y Flamebird siguen el rastro de Bane en un islote cerca de Alaska para sacarle información sobre cómo derrotar a Batman. Tras una breve pelea logran reducirlo y Bane les cuenta como venció al Hombre Murciélago, para dejarlo atado y marcharse nuestras heroínas. Aparece la agente Chase quien le hace una proposición a Bane a cambio de liberarlo. Este plan lo ha urdido el director Huesos, ya que para hacer salir a Batman a campo abierto deja en libertad a Hiedra Venenosa, el Sombrerero Loco, el Acertijo y los Tweedle al mando de Bane, aunque la Bat-familia echará una mano, pero Batwoman no esperaba un ataque de estas características. La agente Sawyer y Kate avanzan en su relación, demostrándole esta última una prueba de su amor probando el suero del miedo que Batwoman inyectó a la capitana, como muestra de su confianza. Mientras tanto, Flamebird junto a Jacob Kane planean entrar en las dependencias del DEO para liberar a Alicia, contando con la ayuda de unos mercenarios llamados los Cuervos, a cuyo mando se halla Jacob. Para ello, los Cuervos secuestran al agente Asaf del DEO, intentando sonsacarle la localización del cuartel mediante amenazas, pero Bette probará otro método más sutil, logrando su objetivo. La agente Chase toma el control de Gotham durante la operación declarando la Ley Marcial, dejando a la Policía sin iniciativa. Con todos los personajes sobre el tablero, comienza la pelea entre Batwoman y Batman para descubrir la identidad del Detective, objetivo principal de Huesos, del que tendremos revelaciones sorprendentes sobre su origen.

Cada personaje mueve ficha en el guión orquestado por J.H. Williams III y W. Haden Blackman para terminar su andadura en la serie de Batwoman, dejando una sensación satisfactoria pero a la vez agridulce debido al abandono de la serie por parte de Williams motivado por injerencias de la editorial, como el mismo autor explicó en su blog. En el aspecto gráfico, Trevor McCarthy suple bien la ausencia de Williams a los lápices, intentando realizar la narrativa de forma similar a Williams (véase dobles páginas) aunque no consigue el mismo resultado, contando en unas páginas con ayuda de Sandu Florea y Derek Fridolfs a las tintas, casi de modo anecdótico. Por parte de Marc Andreyko, que se ocupa de finalizar la historia que comenzaron Williams y Blackman, lo resuelve de manera aceptable aunque desconocemos si ese era el final que los guionistas originales concibieron. Trevor McCarthy se encarga de las páginas de Batwoman y Batman de manera excelente, dejando a Moritat con el resto de secundarios con un estilo que palidece y que no está al mismo nivel que McCarthy en comparación.

[AMAZONPRODUCTS region=”es” asin=”8416194866″]