Detalle portada Batman: Mask 2

Portada Batman: Mask 1Desde el inicio de este blog, he hablado de los escritores británicos más importantes en la industria del cómic, pero por alguna razón, al menos hasta hoy, la lista no estaba realmente completa. Porque ninguna lista puede estar completa sin el gran Bryan Talbot, uno de los autores británicos más creativos e innovadores.

Al igual que Alan Moore y Neil Gaiman, Talbot fue un colaborador de 2000AD y luego siguió los pasos de sus predecesores y trabajó para DC Comics, antes de centrar su atención en proyectos más experimentales y personales, ganando en el proceso todos los premios principales, incluido el Eisner (el Oscar de la industria del cómic).

Aunque he leído algunas de las novelas gráficas más originales de Talbot, como “Alice in Sunderland”, la primera vez que encontré su trabajo fue en un fascinante arco argumental de 2 números para Legends of the Dark Knight. En esas páginas, Talbot demostró ser un artista asombroso y un escritor extraordinario. El estilo visual de Talbot rinde homenaje a los artistas británicos clásicos como Brian Bolland, mientras que su estilo de escritura parece combinar la sensibilidad onírica de Gaiman con la salvaje imaginación de Moore, e incluso un poco del enfoque temprano de deconstrucción de los superhéroes de Grant Morrison.

“Máscara”, originalmente publicado en Batman: Legends of the Dark Knight # 39 y 40 (noviembre y diciembre de 1992), tiene una premisa bastante única: “un decrépito Bruce Wayne termina en una sala de desintoxicación de un hospital de Gotham City, donde se ve obligado a enfrentar la patética verdad de que su carrera como el Caballero Oscuro no fue más que el delirante sueño de un alcohólico”. Bruce Wayne se despierta en una cama de hospital y se da cuenta de que está profundamente desnutrido, no ha perdido su tono muscular y su aliento apesta a alcohol. Lucha y trata de escapar, pero no es lo suficientemente fuerte, y cuando un psiquiatra lo enfrenta con la dura realidad, Bruce Wayne comienza a tener dudas sobre su vida como Batman: “Puedo entender perfectamente por qué tienes estas ilusiones de ser un millonario de día y un vigilante disfrazado de noche […] Nunca te recuperaste de ver a tus padres asesinados a tiros. Y dejaron enormes deudas, no heredaste nada […] te convertiste en un alcohólico”.

Portada Batman: Mask 2Por supuesto, esto es muy diferente del origen de Batman con el que todos estamos familiarizados. Batman es definido por el asesinato de sus padres cuando aún es un niño. Pero, ¿qué podría haber ocurrido en diferentes circunstancias? Si en lugar de entrenar durante años y usar la fortuna familiar para convertirse en el mejor detective del mundo, ¿qué hubiera pasado si este niño, este huérfano, no tuviera dinero y no pudiera afrontar la pérdida de sus padres? Entonces, seguramente convertirse en un alcohólico y desperdiciar su vida llevando una máscara mal cosida, guantes de goma y bolsas de plástico de basura parece algo más que posible.

La palabra “persona”, en latín, estaba directamente relacionada con una máscara teatral y, por lo tanto, con actores, y ciertamente todos actuamos en la sociedad, de diferentes maneras, adoptando diferentes caras según las circunstancias. La máscara de Batman sirve no sólo para ocultar su alter ego, sino principalmente para conferirle a este hombre una fuerza sin igual. Muchos otros escritores han sugerido que Bruce Wayne es simplemente una máscara, y que lo que es real es Batman. Pero aquí se invierte la pregunta. Cuando Bruce Wayne se pone una máscara, “una personalidad diferente se hace cargo. Es poderoso. Dominante”, pero sigue siendo una persona real, alguien que se enfrenta al trauma de perder a sus padres.

Con “Máscara”, Talbot pela todas las capas innecesarias y llega al núcleo del personaje. Y a través de este fascinante viaje psicológico, los lectores pueden ver a Bruce Wayne / Batman bajo una nueva perspectiva, más humana que nunca y también más vulnerable. Aquí Bruce Wayne no tiene acceso a ningún aliado, ningún dispositivo, ninguna tecnología ni ninguno de los trucos clásicos a los que todos nos hemos acostumbrado. Todo lo que tiene es dolor y el recuerdo de un trauma que nunca lo ha dejado, e incluso en un estado debilitado, drogado y subyugado, está absolutamente seguro de una cosa: sus padres fueron asesinados frente a él, y su vida nunca más fue igual.

Al final, todo termina siendo un complicado plan de venganza de un psiquiatra obsesionado que, irónicamente, culpa al Caballero Oscuro por la muerte de sus padres. Durante una fascinante secuencia de pesadilla ilustrada magistralmente por Talbot, el protagonista entiende que él es Batman, que siempre ha sido Batman, y nadie puede quitarle esa parte de su vida. ¡Definitivamente una de mis historias favoritas de Batman!