Astérix: El lirio blanco, de Fabcaro y Didier Conrad

Detalle portada El lirio blanco

Resignémonos. Goscinny no va a volver y todos los que hemos leído Asterix durante toda nuestra vida nunca vamos a tener la sensaciones que teníamos cuando lo leímos por primera vez. Ya hemos recorrido esos caminos que ahora nos suenan a conocido.

Dicho esto, se inaugura con este El lirio blanco una nueva etapa donde Fabcaro toma las riendas del guion mientras que Conrad sigue mejorando su ya excelente trabajo gráfico en la serie.

En este nuevo guion se intenta recuperar la magia de los juegos de palabras del maestro Goscinny y ese humor tan característico de la serie y no podemos poner en duda que por momentos se consigue.

Una nueva aventura de Asterix de la que lo mejor y a la vez lo peor que podemos decir es que recuerda a las historias más clásicas de la pareja Goscinny y Uderzo.

A mi me entretuvo. No es su mejor aventura. Sin duda no es su peor aventura.

Curioso que en esta pequeña reseña el nombre de Goscinny haya salido a colación 4 veces.