Portada Aldebaran 1Creo recordar que ya he mencionado anteriormente que hasta hace cierto tiempo todo lo referente a cómic europeo me lo pasaba por el forro como el que se pasa la esponja de baño por el huevamen en la ducha con arte y salero. Pero desde que en su día decidí dar una oportunidad a aquellos cómics de la línea BD de Planeta DeAGostini descubrí pequeñas joyas como Aldebarán, un tomo que fue publicado por estos lares hace unos pocos añitos y que si te topas con él en tu tienda te lo recomiendo.

Yo, en mi caso, me hice con él debido a que cierto día escuché al dependiente recomendárselo a un cliente asiduo de allí y gracias a eso dejé por un momento de lado el prejuicio que tenía por aquel entonces hacia el cómic europeo y decidí llevármelo. Y bueno, no os podéis imaginar lo mucho que disfruté leyendo esta historia que desde el principio engancha a más no poder y que te sorprende bastante gratamente con algunos conceptos que en ella se plantean (sería una delicia verlos plasmados algún día en una peli de ciencia-ficción en la gran pantalla)…

Este magnífico tomo recopila los cinco primeros álbumes de la serie, que componen el primer ciclo de esta gran saga. Se parte del concepto de que Aldebarán es una planeta colonizado por la raza humana desde hace ya algún tiempo y que por una serie de razones se rompió el contacto entre la Tierra y esta colonia. A pesar de ello fueron prosperando poco a poco y la gente se fue instalando en ciudades en las que rige un severo sistema dictatorial en el que la tiranía está patente en muchos aspectos de la vida cotidiana. El protagonista es un joven llamado Marc Sorensen, que vive en un pequeño poblado pesquero llamado Arena Blanca. Pronto la vida apacible y tranquila de ese pueblo se verá afectada con una serie de comportamientos extraños e inexplicables de la fauna marina y por la llegada de un forastero que dice ser un biólogo que ha estado estudiando durante mucho tiempo a una extraña y gigantesca criatura oceánica que ha estado asolando las costas del planeta.

A partir de aquí se da rienda suelta a una impresionante historia de ciencia ficción que, tal y como he dicho al principio, te engancha más y más por el ritmo vertiginoso al que se suceden los acontecimientos. Además está muy bien llevado a lo largo de toda la obra el misterio en torno a esa extraña criatura y el porqué de su comportamiento. Mención especial para la magnífica imaginación del autor (Leo) y su grandísima inventiva de todos los seres y criaturas que desfilan a lo largo de toda la obra, ya que al fin y al cabo se trata de un planeta distinto colonizado por la la raza humana donde la fauna y la flora es totalmente variopinta.

Por esa razón me ha encantado especialmente la parte que se desarrolla en los peligrosos pantanos, donde habitan criaturas extrañas y carnívoras, a cuál más voraz, y que los protagonistas tendrán que eludir constantemente para salir vivos de allí. Y sin duda alguna es también destacable el tremendo dibujo de ese mencionado autor, que si ya con el argumento nos demuestra un auténtico derroche de ideas, a nivel de dibujo hace gala de un estilo que maravilla desde la primera página. A modo de mención personal diré que lo que son los rostros de los personajes me recordaban un poco al estilo de Steve Dillon (incluso hay un personaje que, en mi humilde opinión, se da un aire a Jesse Custer).

Sirva este post para incidir en el hecho de que he disfrutado un montón con esta lectura, con sus personajes protagonistas, la interacción que hay entre ellos y todo lo que les acontece (que no es poco) hasta llegar a un final bastante emotivo. Un tomo que recomiendo encarecidamente a todo el mundo y que gustará a todo tipo de público al que le atraiga medianamente el género de la ciencia-ficción, porque realmente se trata de una bastante buena historia. Comentar por último a los señores de Planeta DeAgostini que anda que no podían haber elegido otra portada más fea para este tomo, no me jodas…

[AMAZONPRODUCTS region=”es” asin=”8467454776″]