Portada 47 roninLa leyenda de los 47 Ronin, historia viva de Japón, con raíces sacadas directamente de hechos históricos está plenamente de actualidad en los últimos tiempos. Si hace poco teníamos en nuestras pantallas la adaptación cinematográfica, nos llega ahora la versión en cómic del relato.

El relato de como 47 samuráis se convierten en ronins después de que su daimio Asano Takumi, se ve obligado a realizar el seppuku tras unas falsas acusaciones y la posterior venganza que estos samuráis realizan para restablecer el nombre y honor de su señor, es muchísimo más que una historia de samuráis de acción . El que espere continuadas luchas de guerreros japoneses y multitudinarias escenas de acción no va muy bien encaminado con este 47 Ronin.

La adaptación de Mike Richardson, más conocido por su labor de jefe de la editorial americana Dark Horse y culpable en gran parte que obras como El lobo solitario y su cachorro vieran la luz en el mercado occidental, realiza un sentido homenaje a la historia y cultura japonesa y a ese código del honor samurai que conocemos como Bushido. Con la supervisión del mismísimo Kazuo Koike, padre del Lobo Solitario, Richardson da una clase magistral de historia y costumbres del Japón feudal a través de esta historia.

Para alcanzar la perfección, en la parte gráfica se hace acompañar de Stan Sakai, un autor que lleva décadas hablándonos y contándonos historias de samuráis por medio de su mítica serie Usagi Yojimbo y que da el toque ideal a la adaptación sabiendo reflejar y trasladar la mística del código samurai a los lectores.

47 Ronin es mucho más que un cómic de acción, descubriéndosenos como una obra de alto contenido tanto emocional como académico. Gustará a los amantes de la cultura japonesa y del mundo de los samuráis y también a los habituales seguidores de Usagi Yojimbo para los cuales este trabajo tendrá el extra de ver como Sakai sale airoso a la hora de enfrentarse a figuras humanas alejadas de su habitual estilo antropomórfico.