[Clásicos BD] Bécassine

Annaik Labornez es una pequeña Bretona vestida de manera tradicional más conocida bajo el nombre de Bécassine. Tras una infancia sin historia en el pueblo de Clocher-les-Bécasses, entre su tío Corentin y su apestosa prima Marie Quillouch. Annaik deja Bretaña para irse a trabajar a París convirtiéndose en la fiel criada de la Marquesa de Grand’air. Sin embargo sus aventuras no se limitan a los salones de los marqueses, Bécassine viaja al País Vasco Francés donde se encuentran los Turcos, es movilizada durante la gran guerra, se convierte en Scout, vuela en avión… su éxito se debe en gran parte a esta «movilidad» que la hace ir a lugares conocidos por los lectores o lugares que les hacen soñar. Annaik seduce a los lectores por su ingenua bondad de joven valiente no siempre muy lista.

El personaje fue creado en 1905 para una nueva revista destinada a las jóvenes: “La semaine de Suzette”. La primera página fue firmada por Jacqueline Rivière por el guión y por el pintor Joseph Porphyre Pinchon por la ilustración. Tras una aparición más bien irregular hasta 1913, Bécassine conoció aventuras más largas bajo la pluma de Caumery, seudónimo de Maurice Languereau, editor de La semaine de Suzette. Pinchon no utilizó jamás el sistema de bocadillos, se contentaba con ilustrar los textos situados en la parte inferior de la imagen sin gran éxito de narración ni de puesta en páginas. Sin embargo Bécassine gustaba y mucho a sus lectoras que se muestran menos «decentes» y recriminan la ausencia de su heroína en la revista.

La «Semaine de Suzette» publicó Bécassine hasta 1950 pese a la muerte de Pinchon en 1941. Desde 1913, se publicaron varios álbumes por la editorial Gautier-Languereau, entre 1913 y 1939 se publicaron veinticinco álbumes todos ellos firmados por Pinchon y entre 1959 y 1962 el dibujante Jean Trubert firmó tres álbumes de una Bécassine moderna que se expresaba mediante bocadillos.