Alfred Beagle

Ya en el número 16 del cómic dedicado exclusivamente a  Batman, en plena edad de oro allá por 1943 , nuestro caballero oscuro tenía claro quien era su archienemigo: el temible Joker. Y también en estas primeras aventuras contaba con la inestimable ayuda del joven Robin, que poco a poco entrelazaba su destino al del héroe enmascarado. Sin embargo todavía quedaban por venir apariciones inesperadas y presentaciones de personajes íntimamente ligados al famoso huérfano de Gotham. En este importante número, a la postre uno de los clásicos de la ya extensa saga, se nos presenta un detective bonachón gordo y un tanto torpe que respondía al nombre de Alfred Beagle (más tarde Alfred Pennyworth). El dúo Batman y Robin ayudaban a tan atípico detective a detener ladronzuelos, y este no dudaba en ofrecerse como parte del equipo. Y aunque fue rechazado sí que tuvo el privilegio de pasar una noche en la mansión Wayne, donde tras el ataque de unos ladrones descubre accidentalmente la identidad secreta de nuestros amigos, descubrimiento que le hizo convertirse en el mayordomo de la “familia”. Muchos de vosotros habréis leído que el Alfred Pennyworth siempre fue el mayordomo de la familia Wayne, pero realmente esta fue una reinterpretación posterior del personaje. Un año después de la publicación de esta aventura, la figura de Alfred sufre un “lifting” comiquero que acerca su fisonomía a la que conocemos actualmente.

En cuanto al argumento de este singular número, el guión es un tanto curioso ya que nos cuenta como tras el robo de una joyería por parte del Joker y sus matones, estos son descubiertos y tienen que  huir en un vehículo volador. La falta de combustible hace que los matones salten pero el Joker se queda intentando enderezar  el aparato para aterrizar suavemente, algo que no consigue y que le supone un golpe considerable. Tanto es así que pierde la memoria olvidando que es un villano, y de hecho llega a devolver el botín robado en una comisaría. Y no sólo eso, se enfrenta a sus propios matones ayudando a batman y Robin!!. Sus secuaces tendrán posteriormente otra pelea con él que le hace despertar de su letargo criminal y recordar quien es realmente, con lo que el Joker vuelve a las andadas.

La portada de este número 16 es una de las más recordadas, dibujada por el desaparecido Jerry Robinson ha sido representada en todo tipo de objetos y merchandising.

Batman-16-Comic-Book-Cover