La fotografía pertenece a una edición de 1967 de la Revista Esquire y no tiene desperdicio. Al margen de las connotaciones sociales de los dos personajes hay que recordar la importancia del mundo del cómic en el movimiento del Pop-Art que encabezaba Andy Warhol, sobre todo en el rescate de viñetas pertenecientes a la Edad Dorada.