En el año 2000, “The Judge Dredd Magazine” celebraba su décimo aniversario y el entonces editor, Andy Diggle, decidió realizar algo especial para conmemorar ese momento y eso sería encargar la portada a una de las leyendas del cómic del momento: Frank Miller.

Al poco tiempo del encargo, Miller envió una copia del original a la revista pero el resultado no era de la calidad prevista. El equipo de la revista (entre los que se encontraba John Wagner – co-creador de Dredd-) y Frank Miller comenzaron un tira y afloja que no acabó por ser publicada. Al poco tiempo, sin permiso ni conocimiento de la revista, Miller decidió subastar su original en beneficio de la “Comic Book Legal Defence Fund” quedando el tema zanjado por ambas partes…. ..hasta 2006. Ese año volvió a salir a subasta en eBay por medio de un vendedor “anónimo” alcanzando el precio de 1450 dólares.