Dibujo inicial: Black Queen’s bath. Frank Cho. Brandon Peterson color.

“Los cómics son para niños” es una máxima que sabemos que está desfasada.

Hay cómics para niños, evidentemente. Éstos incluyen personajes y tramas que se ajustan a edades de chavalines pequeños. Pero el cómic superheroico que actualmente se vende bajo las múltiples cabeceras, para nada está destinado a un público infantil.

“Super Hero Squad” es perfecta para que los chavales conozcan el universo Marvel, y contiene diálogos y guiones simpáticos, entretenidos y adecuados para la franja de edad de 12 años para abajo. Pero las temáticas que se abordan en cómics como “Capitán América”, “Vengadores Oscuros” o “Green Lantern” distan mucho de ser para niños. Ellos mantienen ceñirse a ciertas normas de moralidad, e intentan evitar temáticas sexuales y/o excesos de violencia dentro de ese código de censura (de lo cual, me río).

Pero la realidad es que cuando lees escenas de sexo como la que protagonizan Janet Van Dyne y Hank Pym en “The Avengers v.3 #71”, asistes a la mutilación gráfica de héroes en “La noche más oscura” o contemplas dialécticas de lucha ideológica como la que sostiene Bucky (Capitán América) con el Capi loco de los años 50, la evidencia de que el cómic no está dirigido hacia los “niños” es aplastante.

Pues nada, en EEUU la censura se aplica de forma ridícula, según las quejas que se levanten en la red, antes de la publicación del cómic. En su afán de proteger a los niños, las asociaciones y el personal del CCA arrasan con ciertas páginas de ciertos cómics, aplicando baremos desiguales, sin preocuparse de la idoneidad de otros cómics parejos.

Aclarando un poco los conceptos que intento transmitir: les preocupa que un personaje como Susan Storm (mujer de Reed Richards y madre de dos hijos) diga ASS (culo en inglés), y no les preocupa que el Doctor Extraño se acueste con la enfermera de noche, Ojo de Halcón se dé un revolcón con la Bruja Escarlata o que Piedra Lunar (Moonstone, hasta hace poco Ms. Marvel Oscura) se acueste con la mitad de sus compañeros de los Dark Avengers, en escenas suficientemente explícitas y cargadas de erotismo (por no decir, sexualmente atractivas).

Y digo esto a colación de la polémica que levantó la página de un cómic de este pasado año, uno de los que suelen llevar la calificación PARENTAL ADVISORY (Aviso para padres de contenido adulto). En el New Ultimates v.2 número 1 (mayo 2010), dibujado por Frank Cho y guionizado por Loeb, comenzábamos a ver una secuencia en la que Hela pretende seducir a Thor: Y en el siguiente número, una mujer (supongo que es la Encantadora) muestra en las aguas a una incrédula Valkiria como Hela ha realizado su propósito.

Bueno, pues resulta que el primer boceto de la página es censurado y retocado para poder ser publicado. Las dos imágenes son sexualmente provocativas, pero en una de ellas se le ve el trasero a Hela.

Es decir, en un cómic del que ya estás avisando de cargas no apropiadas para niños, censuras la imagen. No les preocupa en absoluto la carga inherente de sexo que la trama lleva, ni que la imaginación del niño complete aquello que le falta al dibujo. Únicamente se censura una parte del dibujo.

Y me pregunto ¿Y para qué el aviso a padres? Es decir, si un cómic no es apropiado para niños, habrá que ponerle una clasificación adecuada para que el niño no lo compre. Pero claro, si las editoriales hacen ésto, pierden ventas, ya que el cómic tendría que figurar en las librerías junto al Playboy, en un apartado al que se supone que no tienen acceso los menores.

Y ésta es la madre del cordero. La editorial es muy moralista y avisa de que el cómic PUEDE no ser apropiado (que no lo es) para niños, pero se refugia en el aviso a padres, y no restrinjo la edad, para seguir vendiendo. Es decir, cumplo con el sacrosanto COMIC CODE AUTHORITY, delegando la responsabilidad a los padres, pero no lo califico de la forma idónea para no perder dólares de ventas, que es el valor que prima en la empresa, sobreponiéndose a la moral y el respeto a la educación del niño.

Y para que valoréis ésto que digo, os pongo las dos páginas, para que comentéis si tengo razón o no:

El tema está servido.