La boda de J. Jonah Jameson y Marla Madison

La boda de J.J. Jameson

Los años 80 fueron especialmente prolíficos para las aventuras de nuestro amigo Spiderman. Marvel se encontraba bajo la dirección editorial de Jim Shooter y Tom DeFalco era la mente creativa de todas las colecciones que en aquellos momentos se editaban sobre el trepamuros. Durante aquella época no faltaron los villanos clásicos como Kingpin, Escorpión o el Duende Verde, y otros menos conocidos como el Sapo o la Rana, ni tampoco faltaron a su cita personajes que conforman el triángulo amoroso del joven Spidey  como la Gata Negra o Mary Jane, esta última menos hermética que nunca y con un pasado que hasta entonces no se había explorado en los cómics. Pero si tenemos que destacar un acontecimiento o arco argumental de aquellos años sin duda aquel fue la llegada del traje negro, uno de los hitos del universo Marvel.

La idea original del traje negro de Spiderman ya forma parte de la leyenda del mundo de los cómics, si fue una invención de un fan que escribió a la Casa de las Ideas (de hecho así lo demuestra la propia carta hecha pública por Marvel) o si realmente la carta fue solo el gérmen y la editorial se encargó de darle forma es algo que cada lector debe decidir, poniendo en su lugar a cada parte implicada. En cualquier caso el simbionte alienígena que quiso controlar a Peter Parker ya es hoy por hoy un personaje en sí mismo conocido como Venom, y cuenta incluso con su propia franquicia cinematográfica.

Pero el caso que nos atañe hoy, más allá de las peleas contra todo tipo de villanos, triángulos amorosos y alienígenas con ganas de conquistarnos es un acontecimiento protagonizado por J.J. Jameson, y es que el dueño del Daily Bugle decidió dar un paso al frente en su relación con la doctora Marla Madison y casarse. En aquel Amazing Spider-Man Annual # 18 del 28 de diciembre de 1984 el gruñón Jameson nos abrió su corazoncito hasta entonces frío como el acero para dar el «sí quiero» en una ceremonia por todo lo alto. Y no fue tarea sencilla ya que el cruel Escorpión estaba decidido a dar al traste con la celebración secuestrando a la prometida y al hijo de Jameson, menos mal que por allí andaba Spiderman para solucionar el entuerto una vez más. El director del peridódico había contratado a la científica Madison para utilizar la tecnología como arma contra Spiderman, y casualidades del destino fue el propio héroe quien tuvo que intervenir para que la pareja, que durante su lucha contra el trepamuros habían ido intimando, puediera casarse. Un éxito más para nuestro héroe favorito.