Hulk: Futuro Imperfecto[Best of Marvel Essentials] El Increible Hulk: Futuro Imperfecto
Guión: Peter David
Dibujo: George Perez
Color: Tom Smith
Editorial Panini
Formato: Tomo 18x27cms, tapa dura, 104 páginas a color
Correspondencia Original: Hulk: Future Imperfect 1, 2 USA

Parece mentira que en un blog tan friki como este nunca hayamos dedicado unas palabrejas a una de las mejores historias de la etapa de Peter David cuando estaba a cargo de los guiones del gigante esmeralda. De este guionista ya hablamos hace unos días en la reseña de Hulk: ¿fin o principio?, y no me cansaré de repetir el hecho de que este tío fue quien hizo grande al monstruo gamma, haciéndole evolucionar de aquel gigantón monosilábico con su sempiterno grito de ¡Hulk aplasta!, hasta otras cotas más interesantes con las que supo explorar bastante bien la idea de una persona normal encerrada dentro de un monstruo.

Por ello, tras varios años escribiendo al personaje y tras muchas historias a sus espaldas, no es de extrañar que se viera obligado a dejar la colección cuando las necesidades editoriales le tocaron los cojones y le impusieron volver nuevamente al Hulk tontaco y rabietas. De todas formas, antes de su marcha fueron muchas las aventuras que realizó sobre este personaje, y esta de Futuro imperfecto es una de las que a mí personalmente me resultan más molonas.

Pero adentrémonos ya en esta historia que vamos a reseñar hoy y permitidme que os comente un poco por encima su argumento a ver qué os parece (si es que aún queda algún insensato que aún no la haya leído). La historia nos plantea un hipotético futuro en el que ha habido una guerra nuclear a partir de la cual la humanidad ha acabado sumida en una casi total destrucción (y es que los héroes no pudieron hacer nada al respecto). Sin duda alguna, esto llama la atención ya que es algo muy parecido a lo visto en la antes mencionada Hulk: ¿fin o principio?, en la que Peter David también ahondaba nuevamente en la idea de la raza humana como su propia destructora (hay que ver qué poca fe tiene este hombre en las personas, joe).

Solamente Hulk y unos pocos supervivientes sobrevieron a ese colapso de la civilización, y en ello vio una oportunidad el monstruo gamma para crear una nueva sociedad. Y es que de alguna forma se ve a sí mismo como la persona idónea para tomar las riendas ante este deplorable panorama, pues la humanidad ya tuvo su oportunidad y lo único que consiguió fue acabar prácticamente con todo. De esta forma, bajo su férrea mano nacerá la ciudad conocida como Distopia, en la que nos encontraremos una sociedad despótica y autoritaria y único resquicio de civilización en cientos de kilómetros a la redonda. En ella prevalecerá un régimen de miedo y de terror, donde los brotes insurgentes son reprimidos con mano dura. De esta forma, sólo un reducido grupo de rebeldes se oponen a estos designios despóticos de El Maestro (que así es como se le llamará en este futuro imperfecto), y verán como única oportunidad de enfrentarse a él en el hecho de traer al Hulk del pasado (a través de la máquina del tiempo del Dr. Muerte) para poder plantar cara al autoproclamado líder de esta nueva sociedad post-apocalíptica.

Y justamente aquí es donde radica (al menos para mí) la grandeza de esta historia, por el hecho de que a lo largo de su andadura Hulk ha tenido enemigos muy chungos y un poco cabronazos (tales como La Abominación, El Líder, los U-foes, etc…). Pero lo más curioso de todo es que a ninguno de ellos odiará tanto como a su alter ego de ese futuro representado en la figura de El Maestro. Y es que bien es cierto que quizás sea el peor de todos, pues…, ¿cómo se enfrenta uno a una versión suya repleta de maldad y crueldad? . Y más chunga es todavía la cosa por el hecho de que un enemigo como ese conoce todas sus debilidades y sobre todo cómo piensa (eso por no hablar de que está respaldado por años y años de sabiduría que otorgan la experiencia y las canas, y por el hecho de que la radiación ambiental de esa guerra nuclear lo han hecho más fuerte).

Todo ello da lugar a una magnífica historia en la que destacan los buenos enfrentamientos entre ambos, en los que queda claro el hecho de que más sabe el diablo por viejo que por diablo. Pero esta historia sirve también para demostrar que el Hulk de nuestra época (por así referirnos a él) es un tío con recursos y hay que ser muy persistente para poder doblegarle.

En definitiva, Hulk: futuro imperfecto es una de esas historias que deberían ser degustadas por todos los aficionados a este mundillo en general (seas o no seas seguidor de las andanzas del monstruo gamma). Es un ejemplo de cómic bien hecho, muy currado y sobre todo entretenido, aderezado todo ello por el talentazo de George Pérez, del que diré que se trata de uno de mis dibujantes predilectos, y cuya mera presencia en un cómic es ya suficiente motivo como para justificar su compra (al menos para mí). Y es que este tío domina las splash pages como nadie, en las que demuestra su pedazo de dominio de las dimensiones, la perspectiva y de la composición. Vamos, que si no has leído este cómic no sé a qué estás esperando.