darkchyldeDarkchylde
Edición original: Darkchylde Nº 1-10 USA
Fecha de edición: diciembre de 2001
Guión y dibujo: Randy Queen
Tinta: Marlo Alquiza, Jason Gorder
Color: Jimmy Yu
Editorial Planeta. Formato: 28 págs. c/u

Ultimamente mis reseñas comiqueras giran en torno a material de mi comicteca publicado unos añitos atrás. Mi última relectura ha sido esta miniserie de 10 números titulada Darkchylde (de la mano del artista Randy Queen), que fue publicada por estos lares a principios de la década pasada, allá por el año 2002, si no recuerdo mal. Por lo que he podido documentarme sobre ella a la hora de escribir esta reseña, al parecer tuvo bastante exitazo en tierras yanquis hacia finales de los noventa, desbancando incluso hasta a colecciones históricas de las grandes editoriales durante unos cuantos meses (debido sobre todo a su gran acogida por el público femenimo).

Hace unos meses dediqué un post a la noticia de que se estaba preparando una adaptación peliculera sobre este cómic de la mano del bueno de John Carpenter, lo cual me congratula que títulos menos conocidos del noveno arte lleguen de esta forma a un público más amplio y se contribuya así a dar a conocer la amplia amalgama de géneros para todos los gustos que encierra este mundillo.

Pasando ya a comentar esta miniserie que nos ocupa, hay que decir que nos ponemos en el pellejo de Ariel Chylde, una joven de 17 años “mu bien llevaos”, que llega con su padrastro a iniciar una nueva vida a la ciudad de Salem. Desde los compases iniciales podremos comprobar que nuestra protagonista no es una muchacha demasiado normal, pues aparte de estar muy buena para su edad, pronto descubriremos que sufre terribles pesadillas habitadas por demonios, a través de las cuales puede invocar a esos monstruosos seres y traerlos desde ese mundo onírico a la realidad, pudiéndose incluso convertir en uno de ellos durante un período de tiempo. Será aquí cuando entren en juego los malosos de turno (Caldero y Penitencia) que seguirán los pasos de Ariel muy de cerca ya que ella es la clave para traer ese mundo de pesadilla a la tierra.

Ciertamente, el cómic rezuma desde el inicio un aire a la típica película americana de “terror adolescente”, por lo cual no es de extrañar que se esté preparando ese adaptación peliculera que comentaba al principio. Y es que vamos a contar con todos los estereotipos y clichés del género tales como los protagonistas reguapos de instituto que de pronto se ven metidos en una situación muy chunga repleta de momentos en los que sentirán el pavor en su carnes. A mí personalmente el argumento me ha parecido una especie de mezcla entre la película de Pesadilla en Elm Street (en el sentido de que hay que tener cuidado con lo que uno sueña porque a veces las peores pesadillas pueden hacerse realidad) y el cómic titulado Out There debido a todo esa temática de seres monstruosos de otra dimensión que anhelan establecer su mundo de caos aquí en la tierra.


A grosso modo estos son los elementos principales de este cómic en torno a los que girará la historia, en la que resulta inquietante ver a nuestra protagonista como una verdadera alma atormentada debido a esa especie de maldición que pesa sobre ella, y que se traduce en toda una rabia interior con la que inconscientemente a veces se cobra vidas inocentes (creando en ella todo un sentimiento de culpa muy a lo Bruce Banner cuando se transforma en momentos de gran presión y se descontrola a lo bestia). Como es de suponer, contaremos también con la típica organización secreta gubernamental que se encarga de investigar este tipo de casos paranormales y que seguirá también muy de cerca los pasos de Ariel por todas esas manifestaciones que deja cada vez que exhibe su “poder”. En definitiva, una miniserie que (sin ser nada del otro mundo) a mí personalmente me ha dejado con ganas de leer más sobre el personaje. Esperemos que cuando estrenen el film reediten más material y tenga oportunidad de conocer algunas más de las vicisitudes que le acontecen a nuestra pobre protagonista.